Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 08 de septiembre de 2022
12 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Columnista: De esto y aquello – Nota 1501 (4ª Época)

Por el Dr. Felipe Martínez Pérez.

- Publicidad -
- Publicidad -

En un sitio europeo donde participo con mis fotos había una de un Mercedes Benz subida por un alemán participante de un rally. Otro alemán hace un comentario referido a lo antiguo y a su importancia. Lo antiguo o la tradición, que  al fin y al cabo siempre sirve, ya sea un auto que participa y divierte en un rally, de la misma manera que nunca se agotan las palabras y obras de un prócer u otro o de un libro universal. Y el alemán que comenta la foto trae a colación una frase que me deja pensando por su actualidad para esta Argentina sin rumbo, que desde un cuarto de siglo es gobernada por argentinos de tan mala leche que odian el país que los ha visto nacer; hasta el Papa está anotado en ese plan. Y ahora se han propuesto ahondar la grieta y lo que a colación venga. Escribía el alemán que viene al caso, que “la tradición es la transmisión del fuego y no el culto a las cenizas”.

 Desconozco cuáles son sus trabajos y sus días más allá de que gusta de la fotografía. Y por semejante frase le pregunto a ese norteamericano que se las sabe todas, al menos para empezar y saber rascar; y apunta que la nombraChesterton en alguna oportunidad, pero que no es de él.  Bien, el asuntoes que viene bien para analizar a este oficialismo que ni pompa ni circunstancia  para lo edificable pero con mucha pompa de jabón cuando la circunstancia lo pide, pero a la vez la confunde, como el famoso canciller que sobrellevamos que obliga a recordar la vuelta de Obligado como buenos montoneros y desconoce cómo fue aquello y cuando. Por supuesto tampoco saben quién fue Rosas aunque se les ve mazorqueros.

Un canciller que desconoce su país, poco puede saber del mundo. Y cuando sale y salen, son el hazmerreír aunque les da igual; que andan en plan ganador. Y ganan y mucho, rompiendo Argentina y a cada uno de los argentinos. Y los que han ganado y van a subir deberían pensar que hay gente que sobra en el escenario y deberían dormir donde la patria tiene sus habitaciones para esconder a los reos;  y no donde los helechos tienen luz y agua.Por otra parte es harto sabido que su derrotero pasa por todo aquello que se oponga a la convivencia e incluso cruzan el Ande para mojar la oreja al vecino. No admiten nada dentro de la ley, ni que tenga una cierta belleza. Lo curioso de estas elecciones es que no admiten nada que no sea de ellos. Nada que se oponga a ellos. Nada que pase por la democracia. Al final hilarantes y perversos.

Hace años vengo escribiendo que de pronto con un sol que raja la tierra dicen que llueve y salen con paraguas para contagiar y curiosamente contagian; son los que desde hace medio siglo por decirlo fácil vienen frenando a la Argentina. Toda esta caterva  de iniciados para la destrucción, se manifestaron días atrás para asegurar que habían ganado en La Matanza que es lo que quieren de Argentina. Y con eso están contentos y seguirán ganando en esta tierra fabricada por Pilatos, erigiendo un Calvario para cada uno;tampoco les importa continúen crucificados. Nunca, les darán trabajo para que sigan atados al madero del puntero, que está atado a la mueca del politiquillo de morondanga, que está atado al de más arriba y así hasta llegar a Venezuela; si es que los ganadores de verdad no les obstruyen el camino.

Pues bien, lo del otro día fue una apuesta más a seguir dividiendo la sociedad. Que por otra parte, hay que decir la verdad, les sale muy bien.Basta con ver que a los que salieron a defender pacíficamente sus derechos a la vida en plena democracia, sin altercado alguno, ni destrucciones de costumbre, les metieron gases, y a los truchos que están loteando el sur de la nación, les felicitan y defienden. Pues bien estos son los argentinos que gobiernan el desgobierno de tal manera que han descoyuntado la nación. Y lo curioso es que por encima de todo, lo notable y salta a la vista, es que se trata de gente sin cultura alguna, gente que nunca ha leído un libro,ni lo va a leer porque les fascina la incultura en un país donde sus abuelos estaban en la cresta de la cultura mundial y cuando salían eran bien recibidos.

Hoy basta ver los discursos sin ton ni son y sin fundamentos,y aunque parezca mentira para aumentar la pifia le mandan papelitos el presidente para que rectifique; y rectifica. Como si tal cosa,el gesto de un canciller cosa. Y ya tienen armada la escena que nutre el sketch, aunque no me gusta la palabreja.Sin embargo, en todos los niveles continúan disolviendo cerebros. Lo de la escuela y las universidades es de terror; y continúa de terror, al punto que con la jibarización de los cerebros no pasa nada. Buscangeneraciones enteras tontas, esquilmados sus cerebros y tan tranquilos, un país que sin esta gente siempre estuvo arriba de las listas Y no pasa nada. Tan tranquilos los que esquilmados y tan contentos los causantes de tan aberrante deterioro.

Lo curioso de esta Argentina que festeja las derrotas, es que todos bailan al compás del camporismo, cuando lo lógico sería que ellos bailaran al compás de la justicia, aunque anda un tanto retraída. Un país entero bailando al ritmo de un peronismo que de ello poco y nada tiene; y que tarde o temprano sucumbirá  como tal, por no haber sabido cuidarlo; si es que lo merecía. Y entonces, resulta curioso que en el país del tango que siempre lloran por aquella que les deja o se la birlan, habiendo tantas, no lloran por la que es infiel, habiendo tantas y sin vueltas ni disfraces  Y que permita salir del paso y del pozo, que se ahonda palada tras palada.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img