Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 16 de agosto de 2021
14.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Música: Profeta en su tierra, hoy Luis Rojas

Escribe: Mario Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

El refrán bíblico reza que nadie es profeta en su tierra, quizás se aplique a nuestro invitado de hoy: Luis Rojas, nacido en Bolívar, hijo de Rosa, hermano de María Inés, hermano de corazón de Luis Alberto. Además de su madre, fue criado por su tía Benilde y su tío Alberto. Luis tenía nueve años cuando recibió su primera guitarra de manos de su madre, tiempo después comenzaría a crear sus primeras músicas, en su mayoría instrumentales. Mientras tanto, escuchaba la música de vanguardia que difundía Radio Nederland, y la música clásica de Radio Nacional. “De esa manera mi gusto por lo raro creció”, confiesa Luis.

Comenzó a estudiar música con Rubén Exertier, figura fundamental para que se dedicara exclusivamente a la música, dejando de lado la carrera de Ingeniería Electrónica. “¿Qué me enseño Rubén, además de mi madre y amigos? Que los gustos y orientaciones estéticas no debían coincidir con la mayoría – confiesa Luis – ¿Qué me enseñó Rubén? Que la música no se lee, que no está en el papel. Se siente, se presiente, se escucha con el oído pero fundamentalmente con el corazón, me ensenó también que la música escrita se puede cambiar, se pueden agregar o sacar notas, se puede improvisar, que la partitura es una mera guía. Además, me enseñó que la música se comparte.”

- Publicidad -

Durante su secundaria Luis formó junto a Luis Alberto Lozano, Miguel Ángel Scenna y Martín Ferrer Senec Gens, agrupación que cultivaba el rock progresivo, pero a Luis le esperaba Bahía Blanca, ciudad que le acogió y le vio desarrollar su carrera artística. El docente y compositor bahiense Gabriel Di Cicco define mejor que nosotros la figura y obra de Luis Rojas:

“Instrumentista, compositor, ‘inventor’, teórico, son algunos de los aspectos de una personalidad poliédrica que, habiendo partido, esencialmente, de su más visible actividad, esto es, la de violista de la Orquesta Sinfónica Provincial de Bahía Blanca (desde 2000 solista de su fila), fue desarrollando paralelamente una labor creativa que se fue afirmando ininterrumpidamente desde los últimos quince años. Esta actividad se ha manifestado en dos vertientes aparentemente antinómicas pero que en Rojas se han dado con naturalidad y eficacia: una primera, la música electroacústica y el desarrollo de métodos y sistemas computadorizados, cuyos resultados le valieron premios y reconocimientos en su país y en el extranjero. Otra, la música destinada a los medios acústicos tradicionales. Ambas marcharon juntas a lo largo del tiempo como lo atestigua un catálogo de respetables dimensiones.

Rojas se ha manifestado como partidario de un lenguaje emparentado con las corrientes minimalistas, esto es la concreción de una obra cuya captación y expresividad es el resultado de células generadoras pequeñas y ‘sencillas’ que, por mecanismos de sutiles transformaciones va generando el devenir sonoro de cada obra. Todo pareciera indicar que su universo estético no se halla demasiado alejado del de ArvoPärt, sin que Rojas sea necesariamente un epígono. En algunas de sus obras el resultado posee un cierto aroma arcaizante, debido a la utilización de intervalos diatónicos en un ambiente modal.”

Para conocer la rica obra de Luis Rojas, compuesta por sus composiciones de música electroacústica en su primera etapa, de carácter acústico en su posterior período, sus documentales, y sus dos textos: ‘Música y política’ (2005) y ‘Arte y propiedad’ (2017), recomendamos ingresar a hhtp://luisrojas.org, su excelente y más que completo sitio Web.

Hoy nos detendremos particularmente en dos estaciones de la obra de Luis Rojas. La primera es ‘Habitaciones para tuba y orquesta de cuerdas’ (2006), partitura que le encargó a Luis el tubista Patricio Cosentino. La obra, compuesta de cuatro movimientos, está basada en el boceto y tres versiones de ‘El cuarto de la casa amarilla’, de Vincent Van Gogh.

“Como yo adscribo a una corriente que podría decirse minimalista que se basa en la repetición, en las cosas simples, esta costumbre que tenía Van Gogh de pintar varias veces el mismo cuadro me venía muy bien para la obra – nos cuenta Luis – En la primera habitación, que podría decirse que trato de pensar en la habitación de mi niñez, hago un juego entre la habitación del boceto de Vincent deformando y alargando el ritmo del motivo melódico exageradamente.

La segunda habitación, que se llama ‘La habitación de Michael en Londres’, es por mi admiración a Michael Nyman; en ‘La habitación de Philip en Baltimore’, imagino el sonido de Glass en la habitación en que nació; o el sonido de la cuarta habitación de Steve en Nueva York, que es su lugar de nacimiento.” 

En ‘Habitaciones’ Luis incluye a Philip Glass y Steve Reich, compositores norteamericanos que pertenecen al minimalismo (término creado por el también citado Nyman), movimiento musical que nació en los 60’s. Citamos algunas características del minimalismo, descriptas por el crítico musical KyleGann: repetición de breves motivos, armonía estática (tendencia a permanecer en un acorde), procesos algorítimicos, lineales, geométricos o graduales, instrumentación estática (cualquier instrumento toca al mismo tiempo, en una superposición de melodías).

Para disfrutar de ‘Habitaciones’, y gran parte de la obra minimalista, no requiere ser musicólogo, ni siquiera leer música, el propio Luis nos lo explica: “Hay una corriente de compositores que hemos sentido la necesidad de hacer música para la gente y con sus propios códigos, a diferencia de la música ensimismada y dirigida a expertos. Creo que es esta forma empática de componer es lo que hace universales a este tipo de obras y que hace que la sientan como propias la gente sensible a lo que ocultan los sonidos que es el mensaje directo al corazón, al alma.”

La segunda estación en la vida y obra de Luis Rojas, que muestra con mayor claridad su compromiso social y político, tiene fecha reciente:los primeros días de julio, y se desarrolló, literalmente, en una estación de trenes, la Estación Sud de Bahía Blanca.

Esa tarde, integrantes de la Orquesta Sinfónica Provincial de Bahía Blanca con la batuta de Ariel Mantiñan, realizaron un concierto de despedida al Tren Sanitario de la Provincia y su personal de salud. Para la ocasión, los músicos interpretaron, con arreglos de Luis, ‘Oblivion’ y Libertango’ (Piazzolla) y ‘Los mareados’ (Cobián-Cadícamo).

Escribió Luis luego del concierto-despedida: “Fue un atardecer frío, ese día en Bahía Blanca, cuando despedimos al personal de salud del Tren Sanitario de la Provincia de Buenos Aires, después de cinco jornadas de trabajo incansable en los que habían testeado, hisopado, vacunado, registrado a la ciudadanía. Un día inusual para nosotros también, luego de muchos meses de inactividad debido a los cuidados que hay que tener, era la primera presentación de un grupo de la Orquesta Sinfónica de Bahía Blanca y en la que pudimos transmitir toda nuestra emoción y todo nuestro agradecimiento a estos héroes imprescindibles de la pandemia.

Nuestros ojos no mienten, ni mienten los ojos llenos de lágrimas cuando recibimos una vacuna. Estaban llenos de lágrimas los ojos de las enfermeras, de los enfermeros, del personal de salud y esa emoción transitaba un lugar que habíamos destinado con toda la seguridades y cuidados que merecía el caso, para despedir a este tren que bien nos hacía acordar a ese tren sanitario que en agosto de 1951 recorrió los rincones postergados de nuestro país y que fue el Tren Sanitario de nuestra querida Eva Perón.”

La obra del bolivarense Luis Rojas merece ser más reconocida por estos pagos, ingresar a ella es aventurarse a un exuberante mundo con diversos paisajes a descubrir y disfrutar. Tendremos que tender un puente para que su obra sea puesta en valor con mayor énfasis en nuestra ciudad, quizás, de esa manera, Luis Rojas comience a ser profeta en su tierra.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

spot_img
- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img