Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 19 de julio de 2021
3.2 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Columna musical: El abrazo, el tango y el rock

Escribe: Mario "Chiqui" Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Alejo Rodríguez de Fraga es periodista pero los últimos veinte años trabajó de editor y corrector independiente, siempre desde su casa, editando y corrigiendo libros por encargo. Es autor de ‘El abrazo del tango con el rock’, publicación que relata los lazos de unión que tejieron en las últimas décadas dos de nuestras músicas fundamentales.

Alejo pertenece a una de las generaciones del rock, en los 80’s comenzó a concurrir a recitales y a comprar discos y casetes de Charly, Fito y Baglietto, mientras prestaba atención a los tangos que sonaban en su casa.

- Publicidad -

“Mientras escribía el libro fui descubriendo muchos artistas de tango del Siglo XX y del siglo presente, y fui conociendo muchos más después que el libro salió a la calle, en invierno de 2018, hace tres años – nos cuenta Alejo – A partir de ahí, cuando comencé a meterme más en las redes sociales para difundir mi libro fui conociendo las nuevas generaciones de tangueras y tangueros que hay ahora que es muy amplia en cuanto a estilos y formaciones. La mayoría de ellos están atravesados de una u otra manera por el rock, así como los rockeros argentinos están en mayor o menor medida atravesados por el tango. Hay ahí un ida y vuelta muy interesante.”

En 1996 Alejo tenía con unos amigos un programa de radio en la FM La Tribu, un día hicieron un informe sobre el tango y rock, en esa época ya había artistas del rock que abrevaban del tango. “Me acuerdo que la cortina del programa era ‘Blues de la artillería’ de Los Redondos, que nos sonaba muy tanguera – dice – con el tiempo, varios artistas de tango la reversionaron.

Diez años después tuve que hacer una monografía para Historia del Arte, materia de Ciencias para la Comunicación y como la consigna era relacionar cualquier tema con lo estudiado en la materia utilicé algunas ideas entre el tango y el rock que me seguía dando vueltas en la cabeza con el movimiento romántico del Siglo XIX y con el poeta francés Charles Baudelaire y terminé encontrando más puntos en común de los que me imaginaba.

Con la monografía terminada, decidí continuar escribiendo, hacer algunas entrevistas, consultas con músicas y músicos, historiadores, gentes de distintas disciplinas, para luego darle forma de libro y publicarlo por mi cuenta, toda una aventura.”

El libro se iba a llamar ‘La influencia del tango en el rock argentino’ pero a Alejo no le convencía, era muy largo para la tapa, y además, no tenía la suficiente fuerza, finalmente y casi sobre la hora se le ocurrió ‘El abrazo del tango y el rock’.

Recibió muchas devoluciones por su libro, se hicieron eco medios como las radios La Mega y La 2×4; Víctor Hugo Morales lo recomendó calurosamente. CucuzaCastiello, LittoNebbia, el propio Víctor Hugo y hasta Charly García posaron en fotografías mostrando el libro.

En el canal de Divagariode you tuve está disponible la presentación de ‘El abrazo del tango y el rock’que comienza con Charly García mostrando un ejemplar; hay fragmentos de canciones y testimonios de Acho Estol y Dolores Solá, de La Chicana (agrupación que tiene en su haber una versión de ‘A los jóvenes de ayer’, de Charly),Baglietto-Vitale, con ‘Naranjo en flor’; también Pedro y Pabloy la emblemática ‘Yo vivo en esta ciudad’; y Charly haciendo ‘No soy un extraño’ con Fernando Samalea en bandoneón (la lista de artistas continúa…)

Las canciones y testimonios de los músicos están intercalados con lecturas de fragmentos del libro a cargos de artistas y periodistas. Adjuntamos algunas de esaslecturas que brindan un acercamiento a ‘El abrazo del tango y el rock’:

“En 1976, en la presentación en vivo de ‘El jardín de los presentes’, de Invisible, subió al escenario Juan José Mosalini con su bandoneón para interpretar ‘Los libros de la buena memoria’. El del fueye todavía recuerda, sin rencores, el monedazo que le estrellaron en la frente. Al menos, a Horacio Malvicino le tiraron tomates los que nos podían ver una guitarra eléctrica en el tango. Con el tiempo y con la música, los prejuicios y la intolerancia fueron cediendo lentamente.”(Mariano del Mazo, periodista).

“La relación de Piazzolla con los rockeros argentinos es paradigmática en más de un sentido, es uno de los músicos más admirados pero no uno de los más interpretados. Sus temas más cantados han sido los que propuso con letras de Horacio Ferrer pero su gran obra instrumental no ha sido visitada, salvo excepciones, por los amantes de la guitarra eléctrica. Tal vez les resulte compleja, de todos modos, es cierto que el rock sin letra es difícil de concebir y escasea, en cambio en el tango, ya sea para bailar o escuchar, es tradición que muchas veces la música sea la única poesía.” Sergio Pujol (periodista).

“En 1988, el abrazo entre Roberto Goyeneche y Fito Páez en ‘Sur’, no fue un capricho del director del film, Pino Solanas. Simbolizaba el conocimiento y respeto entre el rock y el tango, al menos entre algunos artistas representativos. De hecho, durante sus últimos años en escena, Goyeneche grabó con LittoNebbia, apadrinó a Adriana Varela y se convirtió en un faro que iluminó a muchos artistas jóvenes.” Claudia Levy (cantante, pianista y compositora).

“La década de 1990 comenzó con la fundación de la Academia Nacional del Tango y de una FM dedicada a la música de Buenos Aires, en 1995 se sumó el canal de cable Sólo Tango. De a poco, los jóvenes se iban acercando a las nuevas milongas y a escuchar nuevos tangos. De hecho, a quienes aseguran que el fantasma de Luis Cardei todavía renguea entre susurros por Pavón y Esteben de Luca, junto a su inseparable bandoneonista Antonio Pisano.” Romina Balestrino (cantante y compositora).

“Mucho rockeros tenían al tango metido desde la cuna, ya sea porque los padres lo escuchaban, lo bailaban o lo actuaban para vivir, y como todo lo que se aprende en los primeros años de la infancia queda en algún lugar del alma, aquellas músicas renacerían, consciente o inconscientemente, en el arte de los músicos jóvenes.”CucuzaCastiello (cantante).

Finalmente, el propio Alejo aporta: “En 1997 Daniel Melingo produjo el programa Mala Yunta en el canal de cable Solo Tango. Por allí pasaron varios rockeros a cantar tangos, tangos ajenos, ésos que antes les tenían demasiado respeto, y también tangos propios. Por Mala Yunta pasó Palo Pandolfo a cantar ‘Turbias golondrinas’, de su propia pluma, canción que grabaría una década después con Lidia Borda. Una voz de seda y una voz de lija cantando al unísono, eso también es un abrazo.”

En su publicación Alejo cita aJorge Garacotche, líder de Canturbe, la primera banda de rock argentino que grabó un tango: ‘Soledad’ (Gardel-Lepera) para su segundo disco, “Bonpland”(1983).

Garacotche escribió en las redes sobre ‘El abrazo del tango y el rock’: “Alejo Rodríguez de Fraga viene a deshilvanar estas disputas, a contarnos que esa tensión entre dos opuestos es nada más que una manera de contar un fenómeno histórico, que se da en varios frentes, que van desde la cultura hasta lo económico, que perfora lo ideológico y lo político, pero, que no hace más que visibilizar una lucha por la identidad argentina. Pasan por sus capítulos el ninguneo de los tangueros, allá por los 50, la vertiginosidad de ciertos ‘modernos’ de los primeros 60 y el respeto, hasta el paroxismo, de finales de los 60, cuando nace el rock argentino. Historias de amor y desencuentros, de merodeos y encuentros hacen a la esencia de esta profunda investigación sobre dos corrientes que han marcado, a fuego, nuestra Cultura Nacional y Popular.”

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img