Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 17 de julio de 2021
10.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Columna musical por Mario Cuevas: Cruzando la frontera

Escribe: Mario "Chiqui" Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Guille Airoldi nació en Capital Federal pero tiene una gran vinculación con Bolívar, con sus canciones, su trombón y su guitarra visita cada tanto nuestra ciudad. Formó parte de Malaya junto a dos bolivarenses, Maia Acosta y Franco Exertier, además de Renzo Baltuzzi en guitarra y Jerónimo Llamazares en vientos. “Yo fui el trombonista y segunda voz de Malaya – recuerda – Entré en la segunda etapa del grupo, tuve la suerte de estar en ese momento explosivo dónde hicimos el concierto en El Mangrullo, que resultó ser nuestro único registro discográfico. Era muy emocionante todo lo que sucedía, tanto para Renzo, el guitarrista, y para Jerónimo, vientista, saxofonista, era nuestra primera experiencia en tocar música folklórica.”

Tiempo después Guille formó Guille Airoldi y Adentro, agrupación con la que registraron en 2007 su álbum debut, “Pariendo”, un año después ingresaba Raúl Chillón.

- Publicidad -

“El gallo empezó a cantar aquí en el pequeño pueblo / el día ya tiene dueño derechito hasta el final / Y se puede descansar  la hora de la siesta / Que no es momento pa fiesta, hay que saber respetar / El gallo empezó a cantar pa que crezca este cantor…” (El gallo)

“El gallo” (2012), es el segundo disco de Guille Airoldi y Adentro y tiene una historia particular, es unaroadmovie sonora con canciones que nacieron en diferentes paradas de un largo viaje iniciático: Lima y Trujillo (Perú); Bogotá (Colombia); Quito (Ecuador); Pedasí y Boquete (Panamá); Distrito Federal (México); San Juan del Sur (Nicaragua) y Buenos Aires (Argentina).

“El concepto del disco fue pensado antes de componer las canciones – nos cuenta Guille – Cuando decidí desprenderme de todo e iniciar esta travesía por Latinoamérica, pensé que iba a ir componiendo canciones durante el viaje, como un estado natural de quién hace canciones, ya me había imaginado todo antes de escribir la primera canción. Compré un grabador para ir registrando todo lo que iba saliendo y los ambientes de los diferentes lugares. El viaje duró quince meses y compuse quince canciones.

Ya en Buenos Aires, en 2010, convoqué a los músicos de Adentro, que ya habíamos grabado un disco en 2007. Para este segundo disco quedaron finalmente trece canciones con las experiencias de este viaje.”

“Voy cruzando la frontera, digo adiós a mi país, voy buscando la raíz / la cultura cosechera, la que no tiene bandera, la que nadie me enseñó pero un día despertó, felizmente dentro mío y generando tanto ruido de a poco me conquistó / Voy cruzando la frontera sabiendo que via volver, un tiempo van a ver, mi corazón no es de madera / Lo haré a mi manera, nada tengo que ocultar / Sólo yo quise curvar lo rectito del camino / Y arrugado el pergamino así lo quise olvidar…” (La frontera)

Chacareras, bailecitos, candombes, milongas, zambas, carnavalitos, combinados con charangos, guitarras, acordeón, flautas, bombos, voces, testimonios, sonidos de ambiente de la calle y el campo suenan hermosamente en “El gallo” y en esas canciones podemos percibir la Latinoamérica que vio y vivió Guille Airoldi durante su viaje.

“Fui percusionista en el disco ‘El gallo’, cuando vivía en Capital, formé parte de la banda Adentro durante muchos años – dice Raúl Chillón – El resultado de todos esos años fue ese disco, que le pusimos muchísimas horas y días de ensayo. El gallo es un disco conceptual, resultado de un viaje por Latinoamérica que en su momento hizo Guille y su compañera. Cuando volvió empezamos a armar ese disco con muchas ganas, con recopilaciones de charlas que Guille había tenido en la calle. Fue un momento muy hermoso para todas y todos, preparar el disco y el acto de grabarlo. En mi caso fue la primera vez que grabé casi todo en una toma, después de haber grabado ese disco me quedó ese yeite, si se quiere, de cuando voy a grabar algo a un estudio lo hago en una toma. Me parece algo mágico, que sucede en ese momento y no se puede volver a repetir. La experiencia de grabar el disco fue muy fuerte en lo emocional, y musicalmente de mucho aprendizaje. Los chicos, cada uno en sus instrumentos, son unos verdaderos cracks; y además, Guille nos dio mucha libertad para componer, cada uno en su instrumento, nuestros arreglos y darle vida a esas canciones que Guille traía con su guitarra.

Es un disco que lo atesoro muchísimo, tengo varias copias, suelo regalarlo a personas que quiero o admiro mucho. ‘El gallo’ es como un tesoro musical que hasta el día de hoy tiene mucha vigencia, principalmente por cómo suena, y después por toda la carga emocional que tiene.”

“Habla del corazón, música del pueblo, tantos dueños pa’ una misma canción / que al guitarrear sabe brotar emoción la canción / A la memoria cantan y que nadie se espante / verdaderas historias van a recordar lo que pasó por acá y por allá…” (‘Dueños de la canción’)

La ficha técnica de “El Gallo” nos muestra a Guille (trombón, guitarra, voz y coros), Ignacio Romero (guitarra, charango y sikus), Analía Promoslovsky (flauta traversa), Guido Corsaro (bajo) y Raúl Chillón (percusión y voz) en el grupo estable; y como músicos invitados: Maia Acosta (voz y coros), Ignacio Eguía (guitarra) Dani Schneck, Santi Reyes (voces), Pedro Bragán (acordeón) y Rodrigo Álvez (bajo), artistas que formarán con Guille diferentes proyectos musicales.

“Yo participé en el disco tocando la guitarra, y en algunas canciones el charango – dice Ignacio Romero – En este disco se puede escuchar la mirada personal de Guille, luego de realizar este viaje por Latinoamérica, pero es una mirada en la que yo también me siento identificado, y creo que muchas y muchos de los que escuchen estas canciones lo podrán vivir también. Hay historias de conocer gente nueva, nuevas experiencias y también, la distancia que se va generando al estar en movimiento.

Es un disco que tiene algo interesante, y es que pese a que son  canciones por separado, las encuentro con un hilo conductor y las escucho como una unidad, como si fuera un disco de un gran tema largo por el que uno va pasando por distintos momentos pero lo escucho así, como una gran unidad.”

Luego de partir de Bogotá, Guille cuenta y canta: “Y cuando extrañe a la estación tendré una buena razón pa’ volver, pa’ volverlos a ver subidos al mismo tren…”

Escuchar “El gallo” es recorrer Latinoamérica de la mano de Guille y los Adentro: su gente y sus vivencias, sus sonidos, los colores y sabores, el dolor y la esperanza. Obviamente, ellos no quedaron indemnes luego de semejante travesía sonora, nosotros tampoco.

El después

Guille integró además la bandaGallo Pinto, junto aMariano Gora en percusión, clarinete y coros; Pedro Bragán en acordeón, piano y coros; Santi Reyes en guitarra y voz; Rodrigo Alvez en bajo y coros; y Guille voz y trombón. Ellos mismos se denominaban un ‘Quintético Atípico Sudamericano’

Entre 2014 y 2016 grabaron en El Bolsón “Cosa de árbol” (2017); un bello álbum con repertorio latinoamericano. Joyitas como la cumbia ‘El año viejo’ y la bossa ‘Corazón de árbol’ son sólo dos muestras del despliegue instrumental y vocal de Gallo Viejo.

Lo último de Guille en materia de discos editados es “La vida” (2018), firmado como Guille Airoldi y El Viaje.

Durante la pandemia Guille ha realizado vivos por Instagram, además de mostrar sus versiones personales de ‘Sobre madera rosa’ (Gabo Ferro); ‘Astronauta’ (Paisano); ‘Carnavalito del duende’ (Leguizamón-Castilla);y‘Cariñito’ (Ángel Rosado), por Zedhal Dúo, que son Guille en trombón y Mariano Gora: flauta dulce tenor, clarinete bajo, caja chayera; y una canción propia, ‘Bella canción’.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img