Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 17 de julio de 2021
7.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Cine: “Yippee-ki-yay…”

Escribe de cine Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

En 1988 llegaba a las salas de cine el clásico de acción de todos los tiempos, considerada por los críticos y el público, como la mejor película en su género, Duro de Matar (Die Hard). Un policía de Nueva York que va a hacer las paces con su esposa y se termina enfrentado a un grupo de criminales muy bien organizados. La película fue dirigida por John MacTiernan (Depredador, La caza al Octubre Rojo, entre otras), un director que se mueve muy cómodo en el género y protagonizada por un desconocido Bruce Willis.

Fox se asocia con el productor Joel Silver, productor de grandes éxitos, entre los cuales tenemos la saga de Matrix, es allí que el productor les presenta la novela Nada dura para siempre (Nothing lasts forever, 1979). Fox tenía un contrato con Frank Sinatra, en ese momento de 73 años, donde la empresa le tenía que presentar el guión al cantante y actor para que la protagonice, pero Sinatra la rechazó. Luego la novela iba a ser adaptada para que fuera la segunda parte de una película de acción llamada Comando, protagonizada por Arnold Schwarzenegger, pero el austríaco lo rechazó. Y es en ese momento que Silver decide producir la cinta con un protagonista totalmente desconocido para la pantalla grande, Bruce Willis. El papel fue ofrecido a Silvester Stallone, Richard Gere, Burt Reynolds, Don Johnson, Harrison Ford, Mel Gibson y Robert De Niro, pero el papel quedó en manos de protagonista de la serie Luz de Luna (Moonlighting, emitida desde 1985 hasta 1989).

- Publicidad -

El otro gran “personaje” de la cinta es el edificio Nakatomi Plaza. La producción necesitaba tener disponible por varias semanas el edificio y no lograban llegar a un acuerdo con ninguna empresa, hasta que surgió el Fox Plaza como escenario, propiedad de 20th Century Fox, productora de la película. Los productores podían usar solo los pisos que estaban sin terminar de construir, y algunas de las oficias después de las 17 hs. El film se rodó casi en su totalidad durante la noche, ya que el protagonista rodaba la serie Luz de Luna durante el día, muy parecido al caso de Michael Fox con Volver al Futuro.

Y para este atípico héroe de acción, había que encontrar al villano, Hans Gruber, y recayó en el gran Alan Rickman, un actor inglés que nunca había hecho cine, pero su presencia le dio al personaje lo que el director estaba buscando, un villano instruido y elegante, y una de las condiciones era que no fueran terroristas, en palabras del director: “a nadie le gustan los terroristas, pero si los atracadores…”, y es así que el guionista incluye el chiste en la película.

Cuando la película se estrenó, fue un excito instantáneo, catapultó a Bruce Willis al limbo de los actores de acción, pero increíblemente como era un desconocido, el afiche original de la película no incluía su rostro, solo la imagen del edificio en llamas. Es después del estreno y el excito y la llegada con el público del personaje de McClane que se decide incluir en el poster promocional el rostro de Willis.

Bruce Willis es un muy buen comediante, y solía improvisar algunas líneas durante el rodaje, el director no era muy afín a que los actores improvisaran, pero varias de las líneas que dice el actor fueron incluidas en el corte final, obviamente la más recordada es la que le da el título a esta columna: “Yippee-kay-yay, mother f*ucker”, esta frase, sin el insulto final, era una frase que repetía Roy Rogers, cuando cantaba en su serie de western.

Duro de Matar, con un personaje de acción diferente a lo que estábamos acostumbrados a ver en los ´80, con un actor desconocido, con problemas para adaptar la novela al guión; se terminó convirtiendo en un clásico y en una de las mejores películas del cine de acción de todos los tiempos, con cuatro secuelas y una más en producción.

Y abro el debate: ¿es la mejor película navideña que se ha realizado?, para este humilde columnista, sí, claro que sí.

Yipee-Kay-Yay…

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img