Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 19 de julio de 2021
9.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Cine: “Vas a necesitar un barco más grande”

Escribe sobre cine Ariel Dadante.

- Publicidad -
- Publicidad -

Este año, se estrena una nueva versión de Amor sin Barreras (West Side Story, 1961), dirigida por Steven Spielberg y también arrancó la pre-producción de la biopic del director, que contará desde su infancia hasta su adolescencia antes de convertirse en uno de los directores más influyentes de Hollywood. Y por esta razón voy a hablar de una de sus primeras cintas, la película de la que no se esperaba nada y se convirtió en un éxito instantáneo, TIBURÓN (JAWS, 1975).

Steven venia de dirigir sus primeras dos películas El Duelo (Duel, 1971) y Loca Evasión (Sugarland Express, 1974), con una muy joven Goldie Hawn, luego de esas dos cintas, un inexperto Spielberg estaba buscando un nuevo proyecto y llega a sus manos una novela escrita por Peter Blenchley, Tiburón, pero los directivos no quisieron que el la dirigiera, hasta que uno de los directores, delante del autor de la novela no paraba de confundir al tiburón con una ballena, y es ahí que despidieron a ese director y contrataron a Spielberg.

- Publicidad -

El guión tuvo varias reescrituras de la mano de Benchley y otros tres guionistas, entregaron varios borradores, hasta que Spielberg y los productores aprobaron uno de ellos, algunos diálogos de la película eran escritos durante la producción de la misma. El estudio le aprobó un presupuesto de 4 millones de dólares y 55 días de rodaje, cosa que no se cumplió por muchas razones que quedaron en la historia.

El error más grande que el mismo Spielberg alguna vez en un documental reconoció, fue filmar en el mar, ya que el mar por su continuo movimiento le cambiaba la luz entre plano y plano. El estudio ya le había reservado un set con una gran pileta, pero el director no quiso, la razón que dio es que quería imprimirle todo el realismo posible. Por eso la producción se mudó a Massachusetts, donde recrearon el ficticio pueblo de Amity Island.

El trio protagonista fue interpretado por Roy Scheider (El jefe de policía Marcus Brody), Robert Shaw (el cazador de tiburones Quint, haciendo una de las mejores presentaciones de personajes al raspar sus uñas en un pizarrón donde hay dibujado un tiburón) y Richard Dreyfuss (oceanógrafo Matt Hooper), ellos se enfrentarán a este gran tiburón blanco que acecha la isla.

Y el otro gran desafío al que se enfrentó la producción, el tiburón mecánico apodado Bruce (así se llamaba el abogado de Spielberg), no funcionaba en el agua, como bien lo cuenta Richard Dreyfuss en cuanta entrevista le realizan por la filmación de la película, él cuenta que cada vez que el tiburón tenía que aparecer se escuchaba por handy: “el tiburón no funciona, repito el tiburón no funciona…”. Y es en ese momento que la producción empezó a retrasarse y a gastar mucho más del presupuesto asignado. El mismo Spielberg recuerda el desfile de directivos del estudio, pidiéndole que renuncie porque el gasto era muy grande, terminó costando 12 millones y se extendió por 155 días de rodaje. El director se mantuvo firme, y con el material que tenía entre manos se sentó en la isla de edición y es ahí donde Spielberg pone toda la creatividad y se da cuenta que el tiburón no se podía ver todas las veces que el guion requería, y con la gran banda de sonido de solo dos notas, tenemos a uno de los mejores villanos del cine, con esa música no necesitas ver lo que acecha bajo el mar.

Ese mismo año se estrena Tiburón, contra todo pronóstico, la película fue un éxito de taquilla y de crítica, superando los 100 millones de dólares solo en EE.UU y cambió para siempre la forma de promocionar y vender una película, inventó en merchandising, que perfeccionaría unos años después George Lucas con su Star Wars.

Con Tiburón, muchos tuvimos miedo de volver al agua, incluido Spielberg pensando que los tiburones iban a tomar venganza por su película. Es innegable la influencia de esta película en la cultura pop y en muchos cineastas, esa película de un tiburón que casi no se ve, que no funcionó, que tuvo infinidad de retrasos y cambió la historia del cine.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img