Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Cine: Terror en casa

Escribe sobre cine Ariel Dadante

- Publicidad -
- Publicidad -

El cine de terror de las películas clásicas de Universal Pictures y sus monstruos clásicos, Drácula, El Hombre Lobo, Frankesntein, etc., ya no asustaban como lo hacían, hasta que llegó George Romero con sus muertos vivientes y todo cambió. Lo siguieron Roman Polansky con El bebé de Rosemary (Rosemary´s baby, 1968), ellos nos mostraron un terror que sintonizara con la vida real, que podría suceder a personas comunes. En ese contexto llega la novela de William Peter Blatty, El Exorcista, basada en una historia real; un exorcismo realizado a un niño, Ronald Doe, en el año 1949 que luego de jugar a la ouija, sus padres lo encontraron hablando en lenguas extrañas y golpeándose con las paredes. Los doctores no lograron dar con un diagnóstico y le recomendaron que viera a un sacerdote, que decidió practicarle un exorcismo. Esta historia fue publicada por un periódico e inspiró a Blatty a escribir su best seller.

A pocos meses de la publicación de la novela, Warner ya había comprado los derechos de la novela para llevarla al cine. El director elegido para sentarse en la silla fue Stanley Kubrik pero este la rechazó y es ahí donde entra Wiliam Friedkin y ocupar el lugar de director, que venía de dirigir Contacto en Francia (The French Connection, 1971).

- Publicidad -

Una vez elegido el director, el encargado de adaptar la novela al guión cinematográfico fue el mismo Blatty, y comenzaron a elegir el casting para la película. Obviamente el papel más difícil de cubrir fue el de la niña de 12 años, Regan, que luego de un casting multitudinario, quedó en manos de Linda Blair, el resto de los personajes no fue tan difícil de completar, solo el padre Karras, que circularon nombres como Gene Hackman, Jack Nicholson o Marlon Brando, pero el papel quedó para Jason Miller.

El rodaje fue caótico desde el comienzo, el cual se dijo y se dice que es una película “maldita”, pero llegaremos a eso más adelante. Desde el comienzo del rodaje los técnicos empezaron a escuchar ruidos extraños y sombras furtivas, Friedkin los calmaba diciendo que estaban sugestionados. Pero los accidentes seguían ocurriendo, un incendio arrasó con gran parte de los decorados, y fallecieron tres operarios. Increíblemente el único lugar que no se incendió fue la habitación de Regan, donde transcurría el exorcismo, si bien se comprobó que el incendio lo provocó una paloma que generó un cortocircuito, todo el equipo empezó a persignarse cada vez que ingresaban al set.

Algunas situaciones no fueron producto de fuerzas ocultas, sino el método cuestionable del director, que en una escena donde el padre Karras debía poner cara de pánico ante Regan, Friedkin no le gustaba la actuación y al repetir la escena hizo un disparo al aire y la reacción del actor es real. En otra escena donde Regan debía tirar a su madre contra una pared, el encargado de tirar del arnés de la actriz, tiró demasiado fuerte y terminó lastimándole la espalda.

Una de las escenas icónicas del film, es el vómito que Regan lanza al padre Karras, no era más que una sopa de arvejas que realmente se veía muy asquerosa, la cual se rodó varias veces en una habitación a 40 grados bajo cero para lograr el efecto de frío que requería la escena.

El exorcista es considerada una película “maldita”, más allá del rodaje, dos actores que fallecían en la película, fallecieron durante la postproducción del film en un accidente, durante el rodaje falleció el abuelo de Linda Blair, uno de los técnicos fue asesinado y el sereno encargado de vigilar los sets, fue hallado muerto.

Con todo esto sobre sus espaldas el film llegó a los cines, y fue un éxito instantáneo, la gente hacía filas y filas para ver la película, según cuenta la leyenda, los espectadores salían de la sala y vomitaban y hasta algunos se desmayaban.

Está claro que El Exorcista (The Exorcist, 1973) cambió el cine de terror como lo veníamos conociendo, un terror más terrenal, un terror real, donde el miedo puede estar en la habitación de tu casa y es por eso que hasta el día de hoy sigue dando escalofríos.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img