Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 27 de noviembre de 2021
30.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Cerca, Rosario siempre estuvo cerca

- Publicidad -
- Publicidad -

En proceso de mezcla en el estudio local El Trébol Rojo, a cargo del ingeniero Paolo Felice, Canciones para otro yo es la gran apuesta artística de hoy de Hernán Caraballo, que a partir de su vínculo con Adrián Abonizio consiguió amalgamar un proyecto que consiste en ponerle música a siete letras inéditas del rosarino, botín que se enriquecerá y cerrará en un disco con su versión de El témpano, quizá la más preciosa piedra del collar del indómito cantor y guitarrista nacido en la misma tierra que sus [email protected] [email protected] Baglietto, Goldín, De los Santos, Fandermole, Silvina Garré y un tal Rodolfo Páez.

El vínculo nació en Bolívar en febrero de 2016, cuando Abonizio se presentó por primera vez en La Vizcaína. En junio de ese mismo año el propio Caraballo fue el gestor de una nueva visita del rosarino, en este caso para tocar en la extinta cantina Don Giácomo. (En ese cálido show en una noche helada, el autor del álbum Tangolpeando estuvo acompañado en teclados por otro célebre rosarino, Claudio ‘Chacho’ Cardone, quien por la mañana había dictado una clínica en la Escuela Media Nº 204.) Sin que ninguno de los dos lo supiera, Canciones para otro yo comenzaba a germinar.

- Publicidad -

Como anticipamos ayer, anoche, en el concierto de Hernán en Club Marta, se conocieron los dos primeros temas de la obra que transita la etapa de mezcla en el estudio El Trébol Rojo: Yo no apagué ningún fuego y Búsqueda de la señorita llamada Vida.

“Estamos también elaborando la estética y el arte del trabajo, analizando la manera en que el material será subido a las plataformas”, para que luzca, puntualizó el cantante y compositor café de por medio con el diario. “Pero pronto iremos tirando avances, si bien la presentación oficial recién la haríamos cuando todos los temas estén publicados”, aclaró el ex coequiper del actor José María Alabart en el espectáculo Monologos y Hernanciones. Ese concierto quizá sea por streaming, visto que la pandemia de covid no cede en Argentina.

Para más adelante, cuando reabran los teatros, Caraballo piensa en un concierto que incluya al propio Abonizio, pero sentado en primera fila y compartiendo con él algún tema, no todo el concierto, según lo que el propio escritor ya le ha manifestado. “No hay que insistirle, en todo caso hay que convencerlo por el lado musical. Pero ya me dijo que quiere disfrutarlo desde el otro lado, que no tiene problemas en subir a cantar algún tema, cosa que ya hemos hecho, y después acompañar el show desde la primera fila. ‘Si voy, me como un asado en tu casa, te acompaño en alguna canción y después me siento en la primera fila a disfrutar de nuestra obra’”, en la propia expresión del hombre de la barba como barbijo, conocido por su reticencia a la massmedia y los flashes de show business casi tanto como por sus hermosas canciones.

La apuesta es fuerte, y podría abrirle al bolivarense nuevas y auspiciosas puertas fuera del circuito local. En tal sentido, no está mal soñar en grande. 

Chino Castro

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img