Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 25 de mayo de 2022
9.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Centro Navarro, sesenta y ocho años y las ganas de volver

La institución se prepara para un año diferente.

- Publicidad -
- Publicidad -

Sin glamour pero con orgullo y esperanza, el Centro Navarro celebró el 31 de enero sesenta y ocho años de trabajo en Bolívar. Sin glamour porque su gente soñaba con volver a reunirse para festejar el cumpleaños, como históricamente, pero el rebrote de la pandemia volvió a meter la cola.

Y con esperanza porque proyectan encontrarse pronto, para San Fermín, porque su cómodo salón está de nuevo en marcha y básicamente porque el cuerpo de Danzas le insufla un renovado ímpetu a una entidad que, en general, nuclea a adultos mayores.

La efeméride esta vez se recordó por redes; una emoción multimediada. Juntarse a cenar, bailar, recordar y proyectar es algo que los navarros locales que aglutina el Centro hacen (al menos) tres veces por año: cada verano para el cumpleaños de la institución, en el invierno para San Fermín, y para fin de año.

Pero en el último período ninguna juntada ha podido plasmarse, por la pandemia, que barrió con el encuentro social. Incluso a fines de 2020 tenían todo comprado para celebrar los sesenta y siete en marzo, pero dos días antes de la hora señalada estalló el covid en el país y todos a casa, en un momento de inusitada tensión social, con la sirena de Bomberos estallando en Bolívar cada día a las cuatro de la tarde y menos que en pañales en lo relativo al conocimiento sobre la enfermedad de moda, a la que aún no terminamos de conocer.

“Pensábamos que este año íbamos a poder, pero con el rebrote que ha habido nos asustamos un poco. Porque la cena implica mucho trabajo, las tarjetas deben venderse con anticipación y hay mucha gente todavía con temores sobre lo que pueda pasar”, que extrema cuidados y sale de casa lo mínimo indispensable, puntualizó en entrevista con el diario Mariana Sardón, una histórica del Centro local que hoy oficia de presidenta.

Peor aún, si se toma en cuenta que a esas citas concurre mayoritariamente gente mayor, la franja etaria más refractaria a ‘bajar la guardia’ contra la peste. “Decidimos no hacer nada, pero algunas ideas se han tirado en reuniones de comisión, para quizá hacer algo significativo en abril”, adelantó Sardón.

¿En qué han pensado?

-En varias cosas. Por ejemplo en realizar algo en la calle con el cuerpo de Danzas. Ellas tienen muchas ganas de bailar, de llevar a cabo sus presentaciones, porque no han podido plasmar ninguna. Tal vez podríamos hacer algo también con el Coro, que ahora tiene nueva directora, Sandra Santos. Pensamos en un evento al aire libre, en la cuadra del Centro (Venezuela entre Olascoaga y Laprida). Pero no hay nada definido. La cena aniversario no se realizará, pero todo indica que sí la conmemorativa de San Fermín, la fiesta por antonomasia de la comunidad navarra, en julio próximo. “De hecho, en Navarra no se han concretado los festejos de los últimos San Fermines, y apuntan a volver este año”, indicó la presidenta.

Salvarse bailando

 Formalmente, Mariana Sardón Ladux se incorporó al Centro Navarro en 1999, para revitalizar a la institución como parte de un nuevo cuerpo de Danzas, conducido por el emblemático Rubén Unzué y en el que aportaba lo suyo como instructora su madre, Marta Ladux, integrante del grupo fundador de la entidad en 1954.

La hoy presidenta lleva en la sangre la tradición navarra y al propio centro local, porque allí se crió junto a su familia. En ese momento el Navarro casi no tenía vínculo con las nuevas generaciones de descendientes, vale decir, en lenguaje llano, que carecía futuro. Era apenas un reducto en el que un grupo de pertinaces parroquianos se juntaba cada tardecita a jugar al mús. Pero aquellos pibes y pibas lo llenaron de savia fresca, y así continuó con su misión de difundir y cuidar la cultura de aquel pueblo español en este rincón del mundo.

Hoy se da una situación similar, toda vez que en la voluntad, el entusiasmo y el compromiso del actual cuerpo de Baile, los históricos -varios de ellos son aquellos dantzaris de hace dos décadas, por caso justamente Mariana Sardón y su hermana Soledad- depositan su confianza en el mañana de una institución en la que no dice presente la generación intermedia, conformada por gente de entre 35 y 50 años.

 “Quiero mucho al Centro, me preocupa todo lo que pase. No me siento presidenta sino una más, parte de una comisión que integro hace años, si bien es una responsabilidad grande encabezar”, expresó Mari, como la llaman su familia y amigos. Hoy, en el salón institucional se están realizando mejoras y reformas, “gracias a los recursos que envía el gobierno de Navarra”, la rueda de auxilio durante la implacable pandemia, admitió la presidenta de uno de los cuatro Centros Navarros del país, tras la disolución hace unos veinte años del de Mar del Plata. (Los otros están en ciudades más grandes que Bolívar, como Rosario y CABA).

El aporte mencionado suplió la carencia de ingresos a través del alquiler del cómodo inmueble de avenida Venezuela, cerrado durante la pandemia. Pero este año volvieron a alquilarlo, y se halla disponible para fiestas y reuniones sociales de todo tipo salvo cumpleaños de quince. (Los interesados en contratar el lugar deben pasar por allí, los martes y viernes de 10 a 12 horas, o llamar al 428497).

El C.N. cuenta hoy con poco más de doscientos socios, que abonan mensualmente una cuota que podría considerarse simbólica, de cien pesos, que la comisión directiva utiliza para diversos gastos de funcionamiento. “Con esos dividendos y los que originan los alquileres, vamos juntando para seguir”, indicó Mari.

Los socios tienen un descuento en el alquiler del salón, “y queremos ofrecerles este año algún beneficio más”, agregó. Por supuesto, para asociarse, tanto como para sumarse al cuerpo de Baile, no es condición sine qua non ser descendiente de navarros. El grupo de Danzas participa de encuentros con sus pares del país.

 El año pasado hubo uno, en Rosario, y para fines de este año se está preparando una nueva juntada nacional de navarros, en Mendoza, de la que planean participar los bolivarenses, anticipó Mariana Sardón. Antes, en noviembre, “tendremos en Bolívar a un conjunto artístico preveniente de Navarra”, compuesto por unas treinta personas que bailan y hacen música de ese pueblo, indicó finalmente la presidenta.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img