Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 17 de agosto de 2021
12.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Centro Navarro: recuperar el tiempo perdido, la misión de la nueva comisión

Las flamantes autoridades proyectan un año distinto.

- Publicidad -
- Publicidad -

Después de un 2020 casi sin actividades y con su cómodo salón cerrado por la pandemia, las nuevas autoridades del Centro Navarro, encabezadas por la presidenta, Mariana Sardón, apuestan por un tiempo en el que poder recuperar las acciones que la institución venía desarrollando antes del ‘apagón’ mundial por la emergencia del covid-19. Restablecer la labor del coro y del cuerpo de danzas, promover intercambios con los otros centros del país (han quedado cuatro) y organizar comidas y otras iniciativas comunitarias para recaudar fondos son las prioridades. Todo, con la Fiesta de San Fermín, mojón cultural de la comunidad navarra, como faro que motiva e ilumina el camino.

Hace una semana asumieron las nuevas autoridades del Centro Navarro (ver nómina completa en la edición web de este diario), que conducirán los destinos de la entidad por dos años. La presidenta es Mariana Sardón, vinculada a la institución por raigambre familiar y con un fuerte protagonismo desde mediados de los años noventa (ver aparte), cuando motorizó junto a otros jóvenes el relanzamiento del cuerpo de danzas tradicionales. La nueva vicepresidenta, Gabriela Unzué, también fue parte de aquel grupo.

- Publicidad -

El año pasado casi no se hizo nada, por ‘culpa’ de la pandemia y las restricciones sociales que le quitan sentido y alegría a la vida de este tipo de instituciones, cuyo pan de cada día es el encuentro social. Sólo llevaron a cabo alguna tarea administrativa y la gestión, vía Zoom, del subsidio anual que los centros reciben del gobierno de Navarra, España, a cambio de difundir la cultura de esa tierra en su ciudad de pertenencia. Gracias a ese aporte pueden seguir funcionando, ya que no reciben ningún otro de estamentos oficiales ni privados, salvo los 30 pesos por meses que pagan los doscientos veinte socios de la institución.

La intención es reactivar el cuerpo de baile (llegó a nuclear hace pocos años a más de treinta miembros), que dirige Luisina Teruel, y el coro, conducido por Eduardo ‘Nani’ Iborra, que tuvieron que interrumpir su desarrollo. Hoy se permiten reuniones sociales con mínima concurrencia, por lo que pondrán proa hacia esos objetivos, que se verán favorecidos si otra vez se autorizan los viajes para realizar intercambios con centros colegas, indicó la presidenta.

También quieren continuar realizando polladas y otras movidas comunitarias que les den más recursos económicos. Ya organizaron una que salió muy bien, la primera, el domingo pasado, con Omar Lapenta y Federico Esterlich a cargo de la parrilla en la sede institucional de avenida Venezuela, y los miembros de comisión directiva como vendedores de la comida. Asaron más de ochenta pollos; “y anduvimos muy bien”, aseguró la presidenta.

Además, sueñan con festejar San Fermín, en julio de 2022, y el aniversario de la entidad, dos citas que, hasta el advenimiento de la pandemia, fueron ineludibles en el calendario navarro vernáculo. En lo relativo a San Fermín, “en Navarra misma tienen muchísimos deseos de poder volver a celebrar su fiesta, que es una de las dos más importantes del mundo”, destacó Mariana.

Hoy el salón de Venezuela entre Laprida y Olascoaga continúa cerrado, pero quizá pronto comience a tener otra vez actividad. “El año pasado, en el breve período en que se habilitaron actividades sociales, teníamos clases de gimnasia, de tejido y de zumba, y queremos retomar esas propuestas”, remarcó Sardón.

En esta entrevista también participó Mirta Moriones, flamante secretaria y ex presidenta en el período 2011-2015, años los que se creó el Coro del Navarro. Como Sardón, tiene una ligazón familiar con la entidad, ya que su abuelo, Eugenio Moriones, fue uno de los fundadores, y su padre, Alfredo, un activo partícipe.

Chino Castro

Pasión navarra

En el verano europeo de 1999, Mariana Sardón y su hermana Soledad realizaron un viaje que las cambiaría para siempre: se dieron el gusto de participar en Navarra, España, de la Fiesta de San Fermín, que se celebra cada julio, del 7 al 14.

Volvieron entusiasmadas, con ganas de poner aún más compromiso en el Centro Navarro local, en el que ya venían militando dentro del cuerpo de dantzaris. Aunque su vínculo con la entidad nació cuando nacieron, ya que su madre, Marta Ladux, integró -junto a su hermana y varixs jóvenes más- el primer cuerpo de baile del Navarro y quizá de las colectividades con asiento en la ciudad. Marta también llevaba al Navarro en la sangre desde su niñez, ya que su mamá, de apellido Jaimerena y abuela de Mariana y Soledad, fue una de las iniciadoras de la institución fundada en Bolívar en 1954.

En los años noventa, y tras un largo período casi desactivado, el Centro Navarro experimentó una suerte de resurgimiento de la mano de Rubén Unzué, el presidente y hoy un símbolo de la cultura navarra a nivel local. Una de sus iniciativas fue reorganizar el cuerpo de baile, al que se sumaron las hermanas Sardón junto a un grupo de pibes y pibas que entonces tenían poco más de veinte años. La primera profe fue la propia Marta Ladux, quien les enseñó los pasos básicos de danzas como la jota.

Al regreso de aquel viaje a España, Mariana y otros dantzaris bolivarenses participaron del encuentro nacional de Centros Navarros (entonces había cinco) con sede en Rosario, para celebrar San Fermín. “Volvimos enloquecidos. Y ahí arranca toda mi pasión y amor por estar acá adentro, y toda nuestra actividad como institución”, afirmó.

Con los años, Sardón ocupó diversos roles en la comisión directiva, y por primera vez le toca ser presidenta.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

spot_img
- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img