Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 02 de junio de 2021
11.5 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Caraballo dio a conocer la canción insignia de su disco con Abonizio

- Publicidad -
- Publicidad -

Una hermosa versión de El témpano, acompañada por un videoclip que es casi un cortometraje, en el que participa una selección de artistas de la ciudad bajo dirección del cineasta Pablo Bucca, fue dado a conocer esta semana en las redes sociales por el cantante Hernán Caraballo, como primer anticipo de Canciones para otro yo, su inminente disco con letras inéditas de Adrián Abonizio.

 

- Publicidad -

El clip, de cuatro minutos y cuarenta y un segundos de extensión, fue registrado en la planta alta municipal (Salón Rosa y hall de acceso). Bucca se pone al frente de un gran equipo de profesionales: Federico Valentín, en steadicam; The Lilo, como director de Fotografía; Ana Colato, como foquista, y Karen Martínez y Caraballo en la producción general, son algunos de ellos (al final del clip figuran los títulos de la realización con todos los nombres).

La figura central es Lucía Asín, quien despliega mientras Hernán canta una danza que puede metaforizar la resiliencia que propone la letra de la canción, el ‘no te pares, no te mates’, la lucha de alguien encerrado que pugna por salir, o lo que cada quien interprete. El cuento que cuenta la obra se pone en marcha cuando el propio Caraballo rompe el hielo, el témpano, con una masa.

También participan como actores y actrices amigos y allegados de toda la vida del cantante, como Alicia Garmendia, Fernando Grismado, Norberto Paolone, Ezequiel ‘Quelo’ Sapula, Stella Maris Darretche y Tin de Azevedo, entre algunos y algunas más, todos artistas, lo que revela el ámbito en el que ha crecido el intérprete. “Siempre tengo esa suerte, no sé si es casualidad o causalidad, que cada vez que armo algún proyecto grande intervienen muchas personas, no sólo amigos míos sin excelentes profesionales en lo suyo. Como cuando junté a Sergio Ramírez con Paolo Felice para mi primer disquito, y después terminaron fundando El Trébol Rojo (estudio de grabación). Ahora ocurrió parecido”, contó café de por medio con este diario en un bar céntrico el otrora coequiper de Alabart en Monólogos y Hernanciones.

 

Contar una historia, más que cantar una canción

Pablo Luján Bucca fue esta vez el primer nombre en el que pensó. “Hace tiempo quería hacer algo con él, y lo vengo ‘corriendo’ con que me gustaría componer la música para una película suya. Ahora lo primerié y por suerte pudimos acoplarnos”.

Más que elaborar un clip a la vieja usanza, que mostrara la consabida imagen de una banda tocando y/o en situación de recital, la dupla se propuso contar una historia. Casi como si se tratara de un cortometraje. “Uniendo un montón de eslabones encuentro que el romper el hielo es la imagen simbólica. Representa que alguien tiene que romper el hielo e integrar las partes, sumar las distintas expresiones artísticas, amalgamarlas”, analizó el músico.

“Queríamos contar una historia y no cantar una canción, escapar al formato típico. Acá hay otra cosa, favorecida por la lírica de Abonizio, que juega con lo no explícito pero también pone imágenes potentes y concretas, como la cal reseca, la viuda que sueña. Eso tiene toda una fortaleza. Pero me parece que lo que guía el trabajo es la idea del ‘no te pares, no te mates’, que desafía a luchar por vivir cualquiera sea el contexto social, político, económico, educativo y hasta sanitario”, completó su interpretación Hernán. “Lo que hemos querido hacer es más un cortometraje que un videoclip. Representar una historia, simbolizarla con metáforas a través del baile y los demás elementos y recursos”.

El material fue registrado en blanco y negro, lo que transmite un mayor clima de opresión, casi de ahogo.

 

“Qué mi viejo esté es la sensación más linda”

Que intervengan sus amigos y amigas, la gente con la que se formó y creció, “es muy fuerte y significativo para mí”, destacó el cantante. “De alguna manera es la ‘familia Caraballo’ la que está ahí bajo la batuta de Bucca, pero al ya mencionado grupo es menester sumarle un nombre fundamental: Raúl Vital Caraballo, el papá de Hernán. “Que mi viejo estuviera ahí fue la sensación más linda, fue sentir que él no se muere más, que pasó a la inmortalidad”, dijo, emocionado. Quien no pudo estar en su mamá, por eso el trabajo es un regalo para ella, dondequiera que esté, puntualizó el también formador de guitarristas y cantantes. “Ella de alguna manera también estuvo, su energía. Y mi viejo con sus setenta y ocho pirulos está feliz de haber participado, disfrutó muchísimo del set y la ‘cocina’ del laburo. Estos días se siente Alfredo Alcón, porque inclusive ama el cine y muchas veces se enfrasca con Pablo (Bucca) en muy lindas charlas sobre las películas de Leonardo Favio y el viejo cine argentino”, completó.

Desde lo vocal, el bolivarense se propuso el ambicioso cometido de imprimirle su propia impronta a una obra consagrada y mil veces versionada desde mediados de los años ochenta. Por eso apeló a unos personales arreglos vocales que cualquier persona atenta y sensible percibirá. 

La idea de Caraballo es echar a rodar esta obra incluso fuera de Bolívar. “No alcanza con un buen envoltorio y un buen regalo adentro, si la gente no lo ve, no se entera. Pero no sé si pasa por ‘tocar’ a alguien y que lo haga explotar en un canal de música, por ejemplo, sino por llevarlo puntualmente a algunos lugares, ver a ciertos productores que puedan reconocer la calidad del laburo”, adelantó.

El autor de la célebre página de la trova, verdadera locomotora del desembarco rosarino en Buenos Aires en aquél 1982 que inauguraba tantas cosas -o habilitaba tantos regresos-, quizá aún no haya visto el material, dijo Caraballo. “Con Adrián estamos más en contacto por el disco en sí, que incluye El témpano”.

 

La última rama del árbol

Hablando de Canciones para otro yo, su autor pensó a El témpano como “una rama” de la obra, que incluirá siete ramas más (el master de la placa ya está listo). Y la ubicará última, como cierre del trabajo, que tal vez cuando esté listo sea publicado completo en plataformas digitales, con sólo algún anticipo más. En función de esa decisión fue que resolvió cómo cantarla: “Las siete inéditas, anteriores, son en escala mayor, y El témpano, la más popular, está en escala menor. Pensando en aquello a lo que nos predispone emocionalmente, me puse a analizar qué me faltaba para cerrar el ‘paquete’, y qué cosas genuinas mías podría incorporar”. Desde esa perspectiva, lo óptimo sería escuchar el álbum en el orden de temas, o ramas, en que verá la luz, con la versión de la gema de Abonizio como grand finale.

La gráfica de Canciones para otro yo estará a cargo de Alejandra Almirón.

Chino Castro

spot_img
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img