Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 19 de julio de 2021
9.7 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Campaña nacional por el aborto legal, seguro y gratuito: Se va a caer y va a ser ley

- Publicidad -
- Publicidad -

Mujeres de todo el país se manifestaron el 19F para dar impulso al proyecto de la Campaña Nacional por el Aborto Legal seguro y gratuito. El epicentro de las manifestaciones feministas fue la ciudad de Buenos Aires, pero los actos se replicaron a lo largo de todo el país.
Este año es sí. Las organizaciones de mujeres son optimistas respecto del resultado que pueda obtener en el Congreso el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. En 2018 el 19F marcó el inicio de una de las luchas feministas de mayor trascendencia; los ecos del #QueSeaLey, que impregnó la marea verde, pasó las fronteras argentinas y se coló en casi todos los países de Latinoamérica y de parte del mundo.
Los diputados de 2018 apoyaron el proyecto de IVE pero los senadores le dieron el revés, entre otras cosas porque a la lucha que por entonces marcó de verde las calles de todo el país, se le opuso la lucha de sectores religiosos y de poder con mucha incidencia. Se suele decir “las negras también juegan” para sentenciar que las estrategias propias pueden ser muy buenas y bien intencionadas, pero siempre hay que tener en cuenta que los contrincantes existen y tienen las propias. En este caso, hubo algo que sorpresivo en la arremetida de los sectores autodenominados “pro vida” posterior a la media sanción en diputados, que pusieron mucho (en varios sentidos) para presionar sobre el anquilosado Senado.
Por otro lado, el año pasado el marco electoral fue claramente un impedimento para que la discusión tenga como escenario el Congreso. El gobierno de entonces, que a principios de 2018 había impulsado la discusión sobre el aborto (bien que nunca se le desconoció el avieso oportunismo), en el año de elecciones se mostró abiertamente en contra. Daniel Lipovetsky, el diputado emblemático de Cambiemos durante la discusión de la IVE, recibió castigo por su dosis de autonomía y por su apoyo decidido a la causa; fue “destinado” a la Séptima Sección Electoral y nos representa en la Cámara de Diputados de la Provincia.
Y del otro lado, el lema “en con todxs”, es obvio que también incluyó verdes y celestes. No se podía espantar a nadie o se ahogaba el todxs, caducaba la unidad y el país se hundía inexorablemente en las turbias aguas del neoliberalismo puro y crudo. Así, el proyecto de IVE no vio la luz del debate durante 2019.
Las que nunca dejaron los pañuelos fueron las mujeres y ayer, con plazas llenas y con los debates en redes sociales y otros espacios de discusión han demostrado que la persistencia en la lucha por sus derechos, las encontrará firmes y decididas en este 2020 en que por fin parece que están dadas las condiciones para que se apruebe.
El Poder Ejecutivo que encabeza Alberto Fernández anunció hace tiempo que elevará su propio proyecto para legalizar el aborto y es probable que se sume además, otro expediente. Se supone que la norma que emerja del Congreso Nacional será la mejor posible, la que dé lugar al derecho de todas las mujeres y personas gestantes a la autonomía sobre sus cuerpos.
Ya bien entrado como está el siglo XXI, no se puede admitir que se desconozca la brutal incidencia de las prácticas clandestinas de los abortos en la salud y en la vida de miles de mujeres, sobre todo de quienes no tienen acceso a la salud privada. Se sabe que mujeres de todas las clases sociales se practican abortos, pero que las que mueren, son sólo las pobres.
La Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito viene bregando por la legalización desde 2005, pero hasta 2018 esa demanda no había pasado a ser masiva. Fue el 19F de año cuando las cosas cambiaron. Lo que comenzó como un grito de mujeres argentinas, se transformó en algo realmente grande, contagiando de feminismo a mujeres y diversidades de todo el mundo. Y lo que había sido bandera de algunas pioneras transmutó en símbolo de las más jóvenes, que se sintieron interpeladas por esta lucha y la emprendieron en serio contra las normas del viejo Patriarcado en todas sus manifestaciones.
La marea verde, surgida al calor del feminismo del siglo XXI, con señas de glitter, marcas de performances y con textos que ofrecen múltiples lecturas, es continente de los feminismos argentinos. Esos feminismos que, contando con la sororidad de sus pares de gran parte del mundo le pusieron fecha: en 2020, aseguran, se va a caer, y será ley.

Daniela Roldán

- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img