Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
14.8 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Cada gobierno se complejiza incluso para la piratería”

- Publicidad -
- Publicidad -

El periodista Hugo Alconada Mon brindó una conferencia en la Biblioteca Rivadavia, el sábado.

Antes, habló en exclusiva con este diario sobre las lógicas del poder según lo que aprendió a través de resonantes investigaciones, sus modelos dentro del oficio y el panorama político hacia una nueva elección general. “El poder mata y agota”; “decir que son todos iguales es puro cinismo” y que entre un modelo de país y otro sólo hay “diferencias de matices”, son algunas de sus definiciones.

- Publicidad -

 

Son muchos años, muchas investigaciones, muchos temas. ¿Encontrás cosas que se repiten, en términos de cómo se mueven quienes manejan los hilos del poder?

-Creo que cada gobierno se complejiza incluso para la macana, para la piratería. Así como nosotros vamos aprendiendo y desarrollando nuevas técnicas de investigación, los pillos se van profesionalizando. Dicho eso, a mí me da la sensación de que el poder marea y agota. Así como físicamente ves que los funcionarios cuando se van parecen los padres de los que eran cuando llegaron, porque el deterioro es feroz, creo que también hay un achanchamiento: al principio llegan a horario, son prolijos, reciben a la prensa. Después se hacen al poder, creen que ellos son poder, y ahí empiezan a cometer errores. Y no quiero generalizar porque en todos los gobiernos hay gente muy digna.

 

¿Son todos iguales? Por épocas retorna esa sentencia, y al repetirla y difundirla combatimos a la política, con todos los riesgos que eso entraña: los argentinos deberíamos haber aprendido qué pasa cuando se clausura a la política. ¿Qué le dirías a alguien que te dice ‘son todos iguales’?

-Que es injusto. Que eso es puro cinismo. En todos los gobiernos con los cuales he lidiado, he interactuado, conozco gente de primera. Personas que han sacrificado tiempo, familia, que han perdido a sus hijos, porque se matan laburando. Personas que han perdido patrimonios, y que lo viven con dolor al hecho de que los traten de ladrones. Eso te lleva a la antipolítica, y la antipolítica se rellena con algo que probablemente sea mucho peor. El Mani Pulite fue una muy buena investigación, el problema es que después vino Berlusconi, que terminó correteando a mujeres menores de edad por la finca romana.  Yo conocí gente muy valiosa dentro del kirchnerismo, algunas de mis mejores fuentes. Me sentaba y hablaba con ellos. Cuando me pasaban información sobre otro, les preguntaba por qué. ‘Porque no somos todos lo mismo’, me respondían. Uno me dijo que en un restorán lo habían tratado de hijo de puta, y que él no era lo mismo que aquél, y me dio un nombre. Me dijo que lo hiciera papilla. Lo mismo pasa con el gobierno actual. Son estereotipos, y los estereotipos son muy injustos.

En el mundillo periodístico, Alconada integra ‘Corea del Centro’, junto a María O’Donnell, Ernesto Tenenbaum, Reynaldo Sietecase y otres. “Me putean de los dos lados, pero bueno…”, afirma, con un cierto orgullo.

 

Más allá de la corrupción, ¿qué diferencia a un modelo de país del otro?

-Tenés algunos matices…

 

¿Pero hay dos modelos de país en juego, o a tu criterio no?

-Depende. Tenés múltiples matices dentro de cada una de esos sectores. No es lo mismo Kicillol que Abal Medina. No es lo mismo el sentir y el hacer de Teresa García que lo que piensa Julio de Vido. Tienen sus matices, sus discrepancias. Y dentro del gobierno Macri también. No son lo mismo los funcionarios radicales que los del Pro y los de Lilita, y dentro del Pro no son lo mismo Dujovne, Sandleris y Sturzenegger. Si escuchás a Marcos Peña y a sus ministros, parece que fueran de gobiernos distintos… Dentro de esas diferencias y matices entre sí, si me definís al kirchnerismo como populismo, te digo que no, incluso me parece injusto. Y si definimos al macrismo como un híbrido entre conservadurismo y neoliberalismo, creo que tampoco es así. Además, estos mismos pueden terminar trazando alianzas impensadas. Es un mar revuelto.

 

Tampoco es lo mismo un cuadro político, al margen de su idea, que un empresario ocupando un cargo político. Es una etapa en que los lugares preponderantes están ocupados por empresarios, como si hubiese un retroceso de la política.

-Sí. No necesariamente estoy de acuerdo con que los empresarios ocupen puestos de liderazgo, ni tampoco con que todos los políticos ocupen esos puestos. Creo que hay que promover la institucionalización. ¿Por qué no armamos un Sistema Nacional de Administración Pública, pero verdadero, como es la Escuela Nacional de Administración en Francia, donde tengas cuadros técnicos de primer nivel que lleguen por lo menos hasta el cargo de director nacional, como en su momento estaba Raúl Rigo, director nacional de Presupuesto? Pasaban los gobiernos y él quedaba, tenía todo acá (se señala la frente). Por arriba de él estaba el secretario de Hacienda, que en base a las pautas políticas tiraba los principales lineamientos, pero dentro de los parámetros que le marcaba Riggo. (…) Depende para qué posición es mejor un político o un técnico, y un técnico que no necesariamente tiene que ser un empresario.

 

“ESTOY MUY ORGULLOSO DE LA INVESTIGACIÓN POR LOS PANAMÁ PAPERS”

¿Panamá Papers es tu mejor investigación?

-No puedo elegir. ¿Qué significa la mejor, la que llegó más lejos, la que tuvo más impacto judicial? Si sabemos que el Poder Judicial no necesariamente va a actuar como tiene que actuar. Me ha pasado que hay investigaciones que cuando un gobierno está en el poder, no hace nada al respecto, y cuando se va, el siguiente avanza sobre eso. Estoy muy orgulloso de esa investigación, sí, porque había que investigar al jefe de la SIDE en pleno apogeo del gobierno actual. Ahora, por el impacto no, fue un desastre, los sobreseyeron. Cristina Fernández ahora va a estar en juicio oral a partir de tres de mis investigaciones. Pero no puedo medir eso de ese modo.

 

¿En qué estás trabajando hoy?

-En veinte investigaciones, más o menos. Estoy ‘cocinando’ varias cosas. Trato de jugar con las que son a largo plazo, que revelo sólo cuando las tengo ‘cocinadas’, y otras que voy tirando por partes, a medida que encuentro cosas las voy publicando.

                  Chino Castro

“Cristina esperará hasta último momento”

¿Qué panorama político ves? Faltan muy pocos meses para una nueva elección.

-Discrepo con vos: faltan demasiados meses… Este país es una montaña rusa. En marzo-abril de 2015 marchaban Massa primero y Macri tercero. En este momento ni siquiera sabemos quiénes son los candidatos. Las encuestas tampoco son fidedignas. No lo fueron en el Brexit, ni en Colombia, ni en Estados Unidos, ni en Neuquén. Yo te diría que hay que moverse con mucha cautela. Y si alguien hoy te dice que tiene la posta sobre si Cristina se presentará o no, te está mintiendo.

 

¿Que demore tanto su pronunciamiento no abonaría la idea de que se presentará? Es una candidata ya instalada, que puede salir el día antes.

-Y creo que evaluará eso hasta el último momento en que le sea posible. Hablo con gente que habla con Máximo, y él la respuesta que da es ‘no sé’. Y creo que les dice la verdad.

 

Quizá no pueda no ser candidata, hay un clamor muy fuerte por ella.

Al margen de los nombres, en toda candidatura se mezclan: las motivaciones personales, las motivaciones familiares -a favor y en contra-, las motivaciones de todo tu entorno, las motivaciones sociales, el contexto económico. Hay tantas variables en juego… Hasta incluso el ego. Hay personas que creen que son Superman, y otras que siendo Superman se consideran una calabaza. Yo creo que Cristina está evaluando todo eso. Tenés que ‘bailar’ otra vez eh, hay personas que extrañan el ‘baile’, y otras que lo sufren. Hay funcionarios del gobierno actual y del anterior que han sufrido ataques de pánico, úlcera, cáncer. El poder es apasionante, pero te mata. Te mata, y hay gente que quiere morir en el poder. Miterrand. En su última elección como presidente ya sabía que tenía un cáncer letal, y peleó hasta el final, porque quería morir a lo grande, en los Campos Elíseos.

 

“Me copié mucho de los ‘gringos’

¿Cómo lidiás con el descrédito en el que ha caído el periodismo?

-Es algo lógico, natural, propio de nuestro oficio, de nuestros errores y del contexto en el que nos movemos. Algo propio también de la rapidez con la que prejuzgamos. Yo he cometido errores en ese sentido, y lo lamento. Y las veces que han hecho periodismo sobre mí, siempre encuentro algo que está mal. ¿Cómo lidiás con la mentira? Han llegado a decir que el diario me echó, y estaba de vacaciones en Brasil con mi mujer.

 

El psiconalista, escritor y analista político Jorge Alemán dice que cuando desmentís una mentira lanzada por las redes sociales, lo que hacés es confirmarla.

-Claro…

¿Quiénes son tus modelos dentro del periodismo?

-Me encantan los ‘gringos’. Soy abogado en Argentina, pero estudié derecho para hacer lo que hago. Después me fui a estudiar a España, luego a Estados Unidos, trabajé en un diario ‘gringo’, volví a la Argentina, trabajé en El Día, de La Plata, después en La Nación, corresponsal en Estados Unidos y luego estuve varias veces más en ese país. Me copié mucho de los ‘gringos’, esto de dato, fecha, cifra, nombre. Tratar de no opinar. Una cosa es cuando hacemos una entrevista, otra cosa es cuando escribo, ahí mi rol no es opinar si me gusta tu remera, si el color es adecuado, sino decir que estás en remera. Entre los ‘gringos’ tenés a Bob Woodward, un monstruo, uno de los dos que hicieron Watergate. Seymour Hersh, un genio absoluto. Lawrence Wright, otro monstruo, periodista del New Yorker. Un español, José María Irujo, un animal.

De los argentinos, los clásicos: Rodolfo Walsh; el ‘Perro’ (Horacio Verbitsky) me encanta. Muchos me putean, ¡cómo podés!” me gritan. Una cosa es su ideología, que podés estar de acuerdo o no, y otra su labor profesional. Pero que es bueno, es bueno. Del ´’Perro’ he aprendido mucho, hablo con él. Y hay muchos colegas muy valiosos tanto en Argentina como en América Latina. Te nombro algunos de acá: Irene Benito, La Gaceta de Tucumán; Sergio Carrera, La Voz del Interior; Daniel Enz, Análisis, Entre Ríos; Germán de los Santos, corresponsal de La Nación en Rosario.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img