Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Bolivarenses se manifestaron con barbijos contra los agrotóxicos

- Publicidad -
- Publicidad -

Al celebrarse ayer el Día Mundial del Ambiente, las organizaciones ambientales realizaron marchas en todo el país, con epicentro en Rosario. En Bolívar, el colectivo Tierra Viva convocó a la manifestación que se desarrolló en el Centro Cívico desde las 16 horas. Acompañaron el sindicato docente SUTEBA y el colectivo feminista Ni Una Menos.

Marcha Plurinacional de los Barbijos, es el nombre de la movilización que tuvo lugar ayer en el CC, con el objetivo de poner de relieve las acciones la denuncia por las fumigaciones con agrotóxicos y el modelo productivo con transgénicos.

- Publicidad -

Con la consigna “¡Basta de negocios con nuestra salud!”, el Colectivo Tierra viva encabezó la jornada de lucha no sólo contra el uso de agrotóxicos y contra de los agronegocios sino fundamentalmente a favor de las buenas prácticas y el buen vivir.

Entre otros, se leyó el documento de la marcha plurinacional, que señala: “La Argentina es elegida desde hace años como zona de sacrificio por los gestores y diseñadores de las políticas socio-económicas globales, las cuales han sido adoptadas sistemáticamente sin resistencia alguna como políticas de Estado por la Dictadura Cívico-Militar-Eclesiástica iniciada en 1976 y los sucesivos gobiernos democráticos”.

“Invadir, dominar, saquear, empobrecer y matar es la metodología que desde la conquista padecemos en nuestros territorios, la misma inició con la aniquilación casi total de las comunidades originarias cuya expresión extrema fue la Campaña del Desierto y, agudizada por la Revolución Industrial que polariza en la denominada Revolución Verde, nos condujo a este presente de crisis civilizatoria en el que el cambio climático pone en riesgo la continuidad de la vida en el planeta”.

Continúa el manifiesto: “Este sistema extractivista viene devastando la capacidad de homeostasia que sustenta toda vida, arrasando con la biodiversidad de los ecosistemas, la soberanía alimentaria y energética de los pueblos y, por ende, atentando cada vez más cuantiosa y gravemente contra la salud, provocando perversa e inescrupulosamente daños irreparables”.

“Las consecuencias hoy son evidentes, deterioro de los suelos, el agua y el aire, apropiación de las tierras mediante expulsión violenta de comunidades agropecuarias ancestrales, producción agroindustrial de alimentos transgénicos y con agrotóxicos, sistemas políticos y judiciales sometidos al financiero, debilitamiento de las resistencias de los pueblos instalando perversas campañas de marketing que tergiversan e inventan realidades sometiéndonos al consumo nocivo, enfermedad y muerte”, denuncia el texto.

“(…) Actualmente, entonces, centenares de organizaciones vecinales, ambientalistas, educativas, políticas y millones de personas en todo el planeta, decidimos todos los días desarrollar diversas praxis consiguiendo múltiples y contundentes resultados que verifican nuestra posibilidad concreta de reconstruir un estado de bienestar común, alternativa inevitable e imprescindible ante el obsceno sistema neoliberal incapaz de asumir y respetar los límites saludables que generan sustentabilidad para cada vida”, resume la propuesta del documento.

La banda ADN acompañó con su música y performance.

D.R.

 

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img