Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 01 de diciembre de 2022
13.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Bellas y dulces canciones

Escribe: Mario Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

Guille Airoldi acaba de lanzar su álbum Bella canción, firmado como Guille Airoldi y El Viaje. Éste, su cuarto disco, los anteriores son Pariendo (2010), El gallo (2012) y La vida (2018), tiene una particularidad: es la primera parte de un disco doble, la segunda saldrá el año que viene bajo el título de Dulce canción. “Las letras de los dos discos cuentan más o menos una historia – dice Guille -. Es lo que estuve ‘flasheando’ estos últimos años para componer. El tema que le da nombre al nuevo disco, Bella canción, tiene dos versiones, la primera que ya salió, la hice con el percusionista Martín Arriza, que también canta y toca el berimbau; y la segunda, que va a salir en el próximo disco, es una versión guitarrera, bien criollita con otros músicos invitados. Se está ensayando, esperemos que pronto se grabe, ya tenemos tres temas casi terminados”.

El proceso de grabación de Bella canción tuvo sus altibajos, la primera sesión se realizó en marzo del año pasado y se interrumpió por la pandemia; se retomó en otro estudio (allí Guille grabó gran parte de El gallo). La grabación finalizó en enero de este año, con Maia Acosta y Raúl Chillón registrando sus voces, y Franco Exertier agregando la percusión desde su Estudio Hogar.

“Siento que el tiempo me vino a buscar / Y el viento sin suelo, me vino a enseñar / Lo siento, entiendo tu dolor y tu verdad / El viento, sin dueño, nos vino a enseñar / Que a veces el camino te presenta un temporal / Y es natural, querer salir ileso de ahí / Y te das cuenta que así es vivir / Que así es morir…” (Tiempos).

Bella canción comienza con Tiempos, un hermoso huayno que marca a fuego todo el álbum, con el violín de Damián González Gantes (todo un hallazgo),y la percusión de Martín Arriza; como en otros temas del álbum Airoldi nos invita a la reflexión, y también al baile y al movimiento.

“Una noche de diciembre encontré un jazmín / Abriéndose en mi ventana y florecí / Y en esa misma noche me animé a reír / Una noche de diciembre te encontré Yazmín / Atravesada por el mismo compartir / La espera, estrella muda, las horas por vivir / Y al dejar que me abrazaras, florecí / Al cruzarnos en un beso, florecí…” (Tu abrazo).

Le sigue otra composición redondita de Guille: la marchosa y contagiosa Tu abrazo, con la voz de Maia y la percusión de Franco. Ingresamos a la cocina artística de Guille para conocer un poco más de su faceta de compositor. “Generalmente me conecto más estando solo porque para hacer un tema tenés que encontrar el momento, el tiempo – nos cuenta -; no es que tenés media hora y hacés un tema, no es así.

Es un proceso de sacar algo de no sabés dónde, de sentarse y probar cosas. En mi caso siempre tengo una letra que me dispara la música, nunca logré hacer una música y ponerle luego la letra, me resulta imposible. En general tengo una letra que ni siquiera tiene forma de canción, y ahí es cuando me dan ganas de musicalizarla, empiezo a darle forma de estrofas, estribillos o lo que sea. Al principio es que sale una música que lleva esas letras y muchas veces, la parte rítmica va mutando mucho. Por ejemplo, en Tiempos al principio era otro ritmo y de repente un día me puse a probar jugando, respetando la armonía y los acordes y salió un huayno”.

“Y que todo suceda en ese patio, tanto como deba suceder / Y mirarte al amanecer para agradecer / Sé que estás lista y que seremos libres, libres alguna vez…” (Que todo suceda).

Le sigue un bolerazo con aires flamencos: Que todo suceda, con la guitarra de Lucas Bragán y la percusión de Esteban Samela. Otra particularidad que tiene Bella canción: Guille no contó con una banda estable, él fue armando las formaciones conforme a sus necesidades. “Por ejemplo – cuenta -,se me ocurrió invitarlo a Lucas a hacer una cosa bien guitarrera; en otros temas me parecía que iba perfecto con violín, y ahí tengo la suerte de tener un primohermano-amigo groso del violín, Damián González Gantes, y así fue. Se grabó todo entre amigos y amigas por el hecho de compartir y colaborar en los discos de otras y otros artistas independientes, colaboramos y nos apoyamos entre todos y todas, por ahí va la cuestión”.

“Bella canción llévame y llevaré esta intención a donde vos estés, es sanación o es magia o no sé…” (Bella canción).

En el cuarto tema que le da nombre al disco, está Martín Arriza cantando y tocando berimbau y percusiones. Es de esas canciones típicas de Guille: ésas que reina su trombón marcando el espíritu del tema. “Si bien este no es un disco conceptual como El gallo, que fue pensado así antes de componer ninguna canción, sí hay un hilo conductor y las canciones están muy entrelazadas – explica Guille -. Vas jugando con el orden de los temas en el disco, qué pasa entre tema y tema, no solo en lo musical sino también en lo que cuentan las letras. Me gusta eso, y cuando escucho discos de otros artistas también percibo esas cositas”.

“Desperté en el fuego, encontré que no soy el mismo y acepté / Fui el pasajero.

/ La memoria y el refugio en el abrazo liviano y fugaz…” (Pasajero).

Tema 5: Pasajero. Desde el inicio el violín de González Gantes dibuja la melodía de esta balada que en final culmina en una suerte de chacarera festiva.

“Me estoy preguntando qué hago acá sin vos / Me estoy encontrando al estar acá sin dios / Me estoy encontrando al escuchar mi voz…” (Preguntando) Junto a Lucas Bragán, Guille desnuda sus dudas y contemplaciones en Preguntando, quizás la canción más confesional del disco, con una suerte de rezo-mantra en el final: “Que me estoy despegando del amor, de nuestro amor / Que me estoy despegando del dolor, tanto dolor…”

El séptimo tema de Bella canción es Mi alma, aquí están la guitarra de Ignacio Romero, la voz de Raúl Chillón y la percusión de Franco Exertier. Es otro tema ‘bien Airoldi’, con melodías saltarinas, ritmos que gambetean y el estribillo que anuncia: “Mi alma aprendió a sobrevivir / Para adelante me invitó a seguir / Y sabe que hay alguien que es incondicional…”

Le sigue Espiral, una canción muy particular porque es la única que no firmó en su totalidad Airoldi, la música es de Santiago Reyes. “Una rareza que se dio en este disco y me encanta como quedó ese tema, la música tiene otra impronta, pero calza perfecto”, dice Guille.

Respiro es el noveno y último track del disco, con aires de milonga Guille se va despidiendo, respirando amor, coronado por la voz y el violín de González Dantes.

“Al proceso de grabación lo disfruto un montón, me encanta ir a grabar, quizás lo que me pone ansioso en un punto es poder acordar con los músicos para cada tema para coordinar una fecha y que el estudio también pueda. Toda esa organización a veces me supera y me pone ansioso, pero después que está la fecha, llegamos los músicos y estamos ahí, todo es un disfrute total…”, comenta Guille Airoldi, que se le nota que está feliz con su flamante disco, y agradece cuando le digo “Qué discazo te mandaste…”, y contesta: “Se cierra un ciclo que para mí es importantísimo, soy muy fanático de cerrar ciclos y abrir nuevos, por supuesto, como la vida misma, ¿no?”.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img