Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

miércoles, 07 de septiembre de 2022
22.3 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Bajo el influjo de la luna

Luna y Fango y su disco dedicado a Astor Piazzolla.

- Publicidad -
- Publicidad -

Escribe: Mario Cuevas.

Desde que estamos aquí la luna ha sido fuente de inspiración de la humanidad: poetas, escritores, filósofos y músicos han creado bajo su influjo, y el tango no ha sido una excepción: “Barrio plateado por la luna, rumores de milonga es toda su fortuna…”, canta el mudo en Melodía de arrabal (Gardel-Le Pera); “Luna que alumbraste mi pasión / Dame con tu luz la luz que se llevó…”, escribió Homero Manzi en la milonga Luna, con música de Lucio Demare, y el mismo Manzi dijo: “Barrio de tango, luna y misterio…”, en Barrio de tango junto al querido Pichuco; “Vieja luna que brindaste la fortuna de tu plata y tu bondad…”, soñó Celedonio Flores para Vieja Luna (música de Arturo Galluci); “¡Esa es la luna!¡Es la luna sobre la quinta del ñato!”, garabateó Luis Alposta en Tango de la luna que yira (con música del Tata Cedrón); “Ya sé que estoy piantao, piantao, piantao, ¿No ves que va la luna rodando por Callao?”, escribió el poeta Horacio Ferrer en la maravillosa Balada para un loco; y también el propio Piazzolla compuso una música que la tituló Luna; por último: “Así nació, por el deseo de su propia identidad / Amasijada con el barro y la humedad de un arrabal de luna y fango…”, escribió y cantó Eladia Blázquez en La voz de Buenos Aires. Imaginamos desde aquí que, inspirada en la letra de Eladia Blázquez, es que nació la agrupación platense Luna y Fango.

Inició su periplo musical al influjo de la luna en marzo de 2020, Actualmente el cuarteto está conformado por Gabriela Maceira (voz), Sandra Valdovinos (violín) y Matías Borinelli (clarinete), además de nuestra Paola Siervo.

En el 2020 fueron invitados a participar en un festival de tango en Granada, pero la ingrata pandemia lo impidió, pero el cuarteto no se amilanó: diagramaron un recital por streaming titulado Luna tomada: Tangos para Cortázar. Siempre guiado por la luna es que este año el cuarteto parió Astor a la luz de la luna, un hermoso homenaje a Astor Piazzolla, que contiene nueve inspiradas versiones del repertorio de Astor Piazzolla.

“El proceso de grabación ha sido precioso y muy especial para todos porque fue un disco grabado en plena pandemia, cuando las apuestas eran difíciles en todo sentido: económicamente y anímicamente – nos cuenta Paola Siervo -.

Había que tener ganas de generar a pesar de que estaba todo un poco detenido y mucho más para lo que es el ámbito artístico, y en ese sentido yo me siento orgullosa de todo el equipo que somos con Luna y Fango. Por otro lado, el proceso de grabación para mí ha sido más que especial, y lo voy a guardar siempre en mi corazón porque fue grabado en Bunker 56, que es la sala de grabación que levantamos en pandemia con mi pareja, gracias a la ayuda de mucha gente, empezando por mi familia y mi compañero, que siempre me están apuntalando. La verdad es que era muy difícil pensar en proyectar, en apostar a lo que es la construcción en todo sentido: de un disco, de una sala, de todo lo que tenga que ver con la apuesta a futuro cuando todo estaba tan detenido pero estoy feliz que haya sido así porque Bunker 56 es un espacio donde espero que se genere mucha belleza. Que se haya inaugurado con Luna y Fango y Astor a la luz de la luna, y además con Azul en la panza, es una especie de mamushka de felicidad, capas y capas de amor, de creatividad, de apuesta, de luz. Este disco es el más significativo de los que he tenido el gusto de grabar hasta hoy.

Poema en si mayor, Fuga y misterio, Vuelvo al sur, Tangata, Chiquilín de Bachín, Oblivion, Libertango, Adiós Nonino y Preludio para el año 3001 son los temas seleccionados por Luna y Fango, que hoy podríamos decir que es un trío de cámara (piano, clarinete y violín), con una cantante.

Le consultamos a Paola y a Matías cómo abordaron los temas al no poseer el cuarteto sección rítmica y tampoco bandoneón.

“Aportar desde el piano al increíble repertorio de Piazzolla me parece algo muy difícil en términos de innovación – dice Paola -, y también de destrezas, por la cantidad inmensa de pianistas sublimes que han pasado por su obra y que han tocado con él. El piano cobra un rol un poco orquestal en lo que es la producción de arreglos y como se piensa todo, no solamente cómo se arma el arreglo, sino también cómo se piensan los timbres. Me gusta jugar mucho con la tímbrica de ambas manos, más aún cuando jugamos a que las manos son distintos instrumentos, aparece ahí el contrabajo, los bajos del piano se manejan desde otro lugar cuando no está el contrabajo y cuando sí está; el piano también tie ne que cumplir el rol de la rítmica, que también tiene que ser bastante firme al no haber un sostén rítmico que actúe de motor; lo mismo que la parte armónica del bandoneón que también la cubre el piano, entonces hay toques, hay dinámicas, hay maneras de tocar que se buscan de manera diferente en esta agrupación que lo que puede pasar en otras”.

“Como clarinetista tuve que hacerme muchas preguntas – cuenta Matías Borinelli -, no hay bandoneón en la agrupación y Astor Piazzolla es un ícono del bandoneón y del tango entonces aparecen esas preguntas que después se diluyen porque en algún punto lo que habla es la música. Hubo que revisar algunas adaptaciones y empezar a crear con un timbre nuevo, creo que el clarinete aporta algo novedoso, y puedo decir que se disfruta muchísimo porque la música trasciende todo, me parece que estas sonoridades pueden ser muy nutritivas para que la música se pueda escuchar de diferentes maneras”.

La mayoría de los arreglos de los temas son adaptaciones de la obra de Piazzolla, excepto en Poema en si mayor, que participa como arreglador Juan Carlos Cuacci, y en Vuelvo al sur, con arreglo escrito por Paola: “Lo hice en plena pandemia en casa en una computadora, pero no podíamos probarlo en el ensayo, nunca me imaginé que iba a sonar tan lindo”, confesó la pianista.

Astor a la luz de la luna, el segundo trabajo discográfico de Luna y Fango, fue registrado en el estudio Bunker 56. Juan Martin Albariño fue el responsable de la edición, mezcla y masterización, realizado en el estudio La Casa de Juan.

“Cada vez que elijo una canción la hago propia, siento que llega para quedarse y que tengo que fundarla – dice Gabriela Maceira -. En esta oportunidad, como en el disco anterior, le aporté al repertorio elegido mi estilo y mi manera de ver y sentir el tango. Quiero destacar la maravillosa poesía de Horacio Ferrer porque cada una de las canciones, de los temas seleccionados, me han transportado a otra dimensión y espero poder compartir con toda la gente que se tome un ratito para escuchar Astor a la luz de la luna”; y Sandra Valdovinos nos aporta: “En general, el violín en la obra de Piazzolla tiene la misión de mostrar las excepcionales melodías en sus formas más cantadas, más líricas. El desafío, con temas tan conocidos como Adiós Nonino u Oblivion y demás, es buscar transmitir la propia musicalidad, y ése creo que ha sido el aporte que busqué”.

Luna y Fango continúa rodando con su Astor a la luz de la luna, este domingo 14 se presentarán en el Teatro Estudio de La Plata, les esperan muchas paradas más, siempre bajo el influjo de la luna y de la magia de Astor Pantaleón Piazzolla.

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img