Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 12 de abril de 2021
13.2 C
San Carlos de Bolívar

Ariel Dadante hablará de cine: El lado claro del corazón

Hablará los jueves de su pasión de siempre.

Más inspirada en el diseño y el espíritu de La Cosa que de El amante, Ariel Dadante publicará los jueves en estas páginas una columna sobre cine en la que dará rienda suelta a aquellos intereses que lo embriagaron de pibe en la sala del Avenida, donde es el proyectorista desde octubre de 2013, para no abandonarlo más: cómo se construye una película, las vicisitudes que atraviesa una realización y los engranajes que sostienen las grandes obras y también las ignotas, ya que el espacio se moverá en aguas diversas desde lo temporal, lo geográfico y lo genérico.

Será la primera vez como columnista para Dadante, que a partir de 1993 se formó en La Plata como licenciado en Comunicación Audiovisual por la Facultad de Bellas Artes, trabajó por años en un Blockbuster y también realizó cortometrajes y publicidades como integrante de equipos de producción conformados junto a colegas, hasta oficiar de asistente de dirección de Eduardo Pinto en La educación de los cerdos, obra con guión de Pablo Luján Bucca que acaba de finalizar su etapa de rodaje en Bolívar. (En estos días, también está terminando un documental para el DIAT de esta ciudad.)

Precisamente, ese fue el germen que originó la inquietud de Ariel de lanzar este emprendimiento: volver a estar ‘en la cocina’ de una peli, integrar esa suerte de familia intensa que se conforma durante algunas semanas para un rodaje casi al modo de la concentración de un plantel de fútbol antes de un Mundial, le activó sus perfumes predilectos, cuyo origen identifica con su experiencia de ver ET a sus seis años en el viejo Cine Avenida y sentir que la ficha de su vida, de lo que quería hacer en ella y con ella, caía limpia en su consciencia. Años después, todo cerraría con moñito la primera vez que, ya como estudiante universitario, subía por las escaleras de la Facultad platense donde ocurrió la tristemente célebre Noche de los lápices, como se denominó a aquéllos secuestros y asesinatos de estudiantes que el cine también se ocupó de denunciar. Como tantos/as pibes/as del país, el bolivarense le daba power a una carrera reabierta hacía muy poco tras el pisotón de los milicos en 1976, una sórdida época en la que paradójicamente según decía un corrosivo Charly García, en el país sólo se podía ver películas.

La máquina al desnudo

“Me gusta mucho la data”, es lo primero que dice el columnista al mic, como para delimitar el radio de acción en el que se moverá una columna que hablará de los estrenos de la semana en el Avenida -por eso saldrá los jueves, día de cambio de cartelera en los cines-, pero no exclusivamente. Dadante no hará crítica cinematográfica, se esmeró en puntualizar, sino que en lenguaje coloquial y llano revelará anécdotas relativas a obras que le interesan y analizará cómo fue que la idea de alguien creció hasta transformarse en una obra de arte. El ‘detrás de cámara’, más que el delante, sin pontificar ni bajar línea, tal como en La cosa, revista que con fruición militante lee hace dieciocho años.

“Hay mucho del cine que me llama la atención y quiero compartirlo, un trasfondo, más allá de ver una película y decir si me gusta o no”, marcó el licenciado, cuya pasión por el séptimo arte se advierte de sólo verlo, siempre enfundado en remeras con estampas de películas y sagas clásicas, como el símbolo de Batman en amarillo y negro sobre fondo negro. “Quiero una columna intimista, que cuente cosas de los directores, actores y realizadores de películas que considero que hay que revisar siempre”, un material que hasta puede ser más atractivo que el propio film, señaló el proyectorista del Avenida, el único miembro que continua en funciones desde la retumbante reapertura del ahora edificio municipal en octubre de 2013, en tiempos de Analía Carbajo coordinadora del espacio. El cristal oscilará de obras célebres de la historia del séptimo arte, como El padrino, Tiburón, Volver al futuro y La dolce vita, por nombrar sólo a cuatro, a realizaciones de culto, como podría ser un giallo de Dario Argento, sin dejar a la vera del recorrido a films ignotos o que pasaron desapercibidos por el público y la crítica pero que el columnista valora por diversos motivos.

La primera entrega, el jueves, girará en torno al despertar de su pasión por el cine y la televisión durante su niñez y adolescencia, desde que vio ET en el recordado edificio de la familia Otero, anticipó. Una emoción cuyos vestigios aún perduran en su cuerpo, y que quiere transmitir y compartir con el lector.

Por lo demás, Ariel Dadante tiene un vínculo íntimo con LA MAÑANA, ya que es nieto de ‘Poroto’ Pérez, un histórico impresor de este diario al que de pibe supo visitar en largas madrugadas en el edificio de avenida Venezuela, sede histórica y actual del matutino.    Chino Castro

Más Leídas

Edición Impresa