Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

jueves, 10 de junio de 2021
14.1 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

“Aproveché este campus; di todo de mí”

- Publicidad -
- Publicidad -

La Unión Argentina de Rugby llevó a cabo un campus de rugby femenino en la localidad cordobesa de Carlos Paz y entre las jugadoras convocadas estuvo la bolivarense Romina Blandamuro, actual integrante del Club Universitario, de Córdoba capital.

Tras esta experiencia, en contacto con La Mañana, Romina explicó de qué se trató esta convocatoria y lo que representó para ella:

- Publicidad -

-Esta clase de campus es algo nuevo que implementó la UAR este año. El objetivo principal de esta actividad es aumentar la base de jugadoras.  Se van a hacer seis, en distintos puntos del país, y se convocarán entre 20 y 30 jugadoras por campus. De esta manera, se trata de observar a chicas de distintos clubes que antes no han tenido la posibilidad de observar. Normalmente se llamará a dos o tres jugadoras de cada club. Según nos comentaban, se van a observar unas 200 jugadoras en el transcurso del año; luego se haría un recorte en ese número y se continuaría implementando esta actividad el año que viene. Lo que quieren es que las jugadoras conozcan lo que es el alto rendimiento.

Este campus sinceramente estuvo muy interesante. Tuvimos tres días de entrenamiento puro. El primer día fue solamente en el turno tarde; llegamos, almorzamos, luego descansamos y fuimos a entrenarnos. Hicimos un entrenamiento diferenciado para foward y tres cuartos, y estuvimos trabajando mucho la técnica. En este sentido, uno piensa que está haciendo las cosas bien, pero siempre ahí se da cuenta que queda mucho por aprender. El primer día fue basado en eso y estuvo muy bueno…

El segundo día ya hicimos doble entrenamiento. Por la mañana nos tomaron test de velocidad y de salto y a la tarde practicamos habilidades, como el rack, tackle, destrezas individuales, así que ese entrenamiento fue bastante duro. Y por la noche, después de cenar, cerramos el día con una charla en la que todas las jugadoras tuvimos la posibilidad de expresarnos y comentar qué nos había parecido este campus, ya que fue el primero de los seis que piensan hacer en el año. Como era la primera experiencia, ellos querían saber en qué podían mejorar de acuerdo a nuestras opiniones.

Y el último día consistió en un partido, por la mañana. Se formaron dos equipos; primero jugamos seven y después jugamos ten, la nueva modalidad que se está implementando a fin de llegar a jugar el 15…

Según lo que nos explicaron los entrenadores, estos campus también sirven para observar jugadoras con miras a la conformación del Seleccionado Nacional de 15, ya que quiere aumentarse la cantidad de jugadoras en cancha en el rubgy femenino. Nosotras venimos teniendo torneos de seven y ahora, en Córdoba capital, se implementó el “ten”, o sea que somos diez en cancha, y la mayoría de los torneos que se vienen están orientados al rugby “ten”.

Actualmente estoy jugando en el Club Universitario de Córdoba capital. En octubre tenemos el Nacional de Clubes, seguramente en Junín, así que vamos a estar jugando cerca de Bolívar. Estamos preparándonos mucho para ese torneo.

En líneas generales, esta experiencia fue única y muy enriquecedora, porque nos trajimos mucha información para transmitirle a nuestro equipo. A pesar de ser de Córdoba capital, tuvimos el acompañamiento de muchas de compañeras del club y de nuestros entrenadores en el último día, cuando se jugó el partido, así que tuvimos un plus importante, muchas energías… Fue muy productivo.

 

El camino del deportista es muy largo, entonces cuando llegan estas oportunidades hay que aprovecharlas al máximo. Sinceramente, no me esperaba esta convocatoria, fue sorpresiva y me significó una alegría inmensa. Más allá de lo que pase de acá en adelante, me gustó la experiencia nueva, la información, el aprendizaje, y eso es lo más importante: seguir aprendiendo y tratar de superarse día a día, pudiendo aportar a su equipo la mayor cantidad de cosas para que crezca.

 

Ahora queda seguir entrenando al doble. Al ver a gente de otros lugares, chicas que también juegan al rugby, una se da cuenta que siempre se puede entrenar un poco más y ese es el principal objetivo para lo que resta del año. Ojalá que pueda tener otra oportunidad, y si no, aproveché este campus y di todo de mí.

 

Desde ya, es muy importante el trabajo que cada una hace en su club; sin tus compañeras y sin tus entrenadores sería imposible llegar a algo así, por lo tanto me siento muy agradecida. Tuve la suerte de pasar muchos clubes antes de llegar a Córdoba; mi camino en el rugby empezó en “Los Indios” de Bolívar, donde me enseñaron mucho y siempre tienen las puertas abiertas para recibirme cuando voy. Luego tuve la suerte de pasar por el Club Echagüe, de Paraná, y ahora estoy en Universitario de Córdoba. También es muy importante, para un deportista, el rol de la familia y de las personas que lo acompañan día a día, así que estoy muy agradecida con todos. Este es un deporte amateur y todo el apoyo que uno pueda recibir, en mi caso de mi familia y mi novio (Enzo Ocampo, también rugbier bolivarense) representa un pilar muy importante para mí.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img