Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

martes, 07 de febrero de 2023
16.9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Amigos son los amigos: Martín Pantyrer y Escalandrum

Escribe: Mario "Chiqui" Cuevas.

- Publicidad -
- Publicidad -

El pasado sábado 12 de noviembre Escalandrum se presentó por primera vez en Bolívar en el Auditorio de la Biblioteca Rivadavia en una gran apuesta de la Asociación Musical de Bolívar que está celebrando sus sesenta años de existencia.

“Si hay un rock argentino por qué no puede haber un jazz argentino”, expresó en un momento del recital Pipi Piazzolla, el líder de este sexteto que ofició de presentador de los temas, entre chanzas y ocurrencias con los músicos.

Esa Escalandrum brilló con suma intensidad interpretando parte de su material propio, por ejemplo ‘El gaita’, dedicado a su manager; y también estrenaron un tema del pianista Nicolás Guerscheberg, que forma parte del film argentino-español Empieza el baile, que sería la primera banda de sonido grabada íntegramente por una agrupación de jazz argentino; además, mostraron una lograda versión de ‘Cuadros de una exposición’ del compositor ruso Modest Músorgski.

“La segunda parte del recital se la dedicamos al repertorio de mi abuelo, que es maravilloso, después de interpretar esos temas no podemos tocar más nada”, expresó orgulloso Pipi, nieto del gran Astor Piazzolla. ‘Escualo’, ‘Tanguedia’, ‘Milonga en Re’ y el bis con ‘Libertango’ sonaron en el final de la noche de sábado. Los seis integrantes de Escalandrum (Damián Fogiel en saxo tenor y composición, Martín Pantyrer en clarinete bajo y saxo barítono, Gustavo Musso en saxo alto y soprano, Mariano Sívori en contrabajo, Daniel “Pipi” Piazzolla en batería y Nicolás Guerscheberg en piano, composición y arreglos), maravillaron a la audiencia ensamblando a la perfección y haciendo solos alucinantes en cada uno de sus instrumentos.

Excepto en Bar de los amigos (2000), el primero de sus trece discos editados, Escalandrum ha mantenido la misma formación. Son más de veinte años tocando juntos en permanente vigencia y frescura, es por ese motivo que le preguntamos a Martín Pantyrer cuál es el secreto de su vigencia: “La respuesta tiene que ver con el jazz y sus vertientes – responde -. No es que hay un secreto, hay un compromiso que viene desde un lugar muy genuino, con un gran respeto hacia el otro y fundamentalmente con una amistad muy profunda. Escalandrum está formado a base de amistad, una amistad unida por la música. No es magia, yo siempre digo, un poco como una humorada que perfectamente todos podríamos haber sido bateristas, o haber tocado tres trombones y un pianista, pero, cada uno eligió una vertiente de la música con el instrumento que se siente identificado. El secreto está hecho de algo muy genuino: cada uno tiene su personalidad, inclusive sus gustos musicales y eso se respeta mucho, entonces hay una amistad, uno es padrino del hijo del otro, y veraneamos juntos. Es gracioso, hace poco estuvimos de gira durante cuarenta días. En un momento dijimos: bueno, quizás está bueno romper con el grupo y que cada uno vaya por su lado, y siempre terminamos morfando juntos o haciendo alguna parte turística. Ése es el secreto, la amistad, y fundamentalmente el respeto dentro de esa amistad”.

Hasta su quinto álbum Escalandrum grabó e interpretó material propio escrito por Fogiel y Guerscheberg, pero en 2011 se despacharon con Piazzolla Plays Piazzolla. Cuenta Martín: “El momento del quiebre de Escalandrum fue cuando Pipi nos dijo: ‘Muchachos, el ensamble está listo, ahora quiero hacer un tributo a mi abuelo’. Hasta ese momento a nadie se le había pasado por la cabeza todo eso, entonces quedamos todos muy sorprendidos porque éramos un grupo que hacía música original. A partir de ahí, Nico, que siempre tuvo una pata piazzoliana, fue pianista del quinteto de la Fundación Piazzolla, comenzó a traer los arreglos”.

El sexteto continuó editando discos con material original pero alternados con Las cuatro estaciones porteñas (2014), 3001 Proyecto Piazzolla (2017), con Elena Roger; y 100 (2021), los tres con repertorio piazzolliano.

Dice Martín que hace más de veinte años que Escalandrum ensaya todos los martes. “Aunque lleguemos de gira el lunes, nos vayamos el miércoles o que toquemos los martes, a la mañana se ensaya y siempre se ensaya algo nuevo”; y agrega sobre la dinámica del grupo: “En general, los compositores, que son Nico y Damián, traen los temas bastante cocinados en cuanto al papel. Escalandrum es un grupo en dónde vos le tiras un papel con la música y todo el mundo sale respondiendo el papel, pero hay una dinámica de meterle mucha mano, entre todos. Son muy libres las partituras, no son académicas y rígidas, es una cosa muy dinámica. Los temas de Daniel en general vienen mucho más armados, pero también le metemos mano. Siempre está abierto el tema, nunca se trae un tema cerrado, inclusive con lo de Piazzolla también”.Martín tocaba el saxo barítono en la banda, pero en un viaje a Europa volvió

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img