Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

viernes, 24 de septiembre de 2021
9 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Alma, corazón y vida y mucho más

- Publicidad -
- Publicidad -

Tal vez la lluvia lo afectó en los últimos kilómetros de la contrarreloj… A lo mejor la historia hubiese sido diferente si las circunstancias se hubiesen presentado de otra manera en los últimos tres kilómetros de la etapa del ascenso al Alto Colorado…

Entrar hoy en esas suposiciones sería equivocado, son cuestiones a tratar en un análisis muy fino que ya el propio Juan Pablo Dotti hará dentro de unos días, cuando las pulsaciones vayan disminuyendo, el físico vaya recuperándose, y la cabeza vaya saliendo de esa vorágine que le significa la Vuelta Internacional de San Juan a cualquier cicilista argentino.

- Publicidad -

Hoy, para los que estamos “desde afuera”, la sensación que queda después de las siete etapas, es que acaba de transcurrir la competencia más importante en la carrera ciclística del pedalista bolivarense, metido ya de lleno en la “historia grande” del deporte de la ciudad, si es que para algún desprevenido aún no lo estaba. Y de hecho lo muestra peleando su lugar entre los más destacados.

Mejor argentino clasificado y top ten de la Vuelta más trascendente de Sudamérica. Son las aristas que, desde lo periodístico, debemos resaltar para resumir su actuación en esta carrera. Dos logros que llevan implícitos meses de trabajo, horas de planificación, infinitos kilómetros de entrenamientos, etapas de concientización, momentos de análisis, charlas de estrategia con el equipo…

Piernas, cabeza, alma, corazón y vaya uno a saber cuántas cosas más le demandó esta Vuelta al muchacho de Bolívar, hoy capitán del plantel continental del Sindicato de Empleados Públicos de San Juan.

Con el paso de las horas y los días, todo aquello que “se gastó” irá recuperándose. A Juan Pablo le quedarán las imágenes, las vivencias y esa sensación de “deber cumplido” que va más allá de un puesto o un podio, y tiene que ver con eso de apoyar la cabeza en la almohada y, dejando un poco de lado los reconocimientos que pueden confundir, interiormente sentirse satisfecho por la labor realizada.

Nuestra felicitación, profunda y sincera, por su actuación, por su profesionalismo y su humildad, se suma a las infinitas que recibió durante la Vuelta, y tiene la misma calidez y el mismo sentimiento de todos aquellos aplausos que se ha ganado.

S.M.

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img