Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

lunes, 11 de octubre de 2021
13.6 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

Abonizio y Aguzzi presentaron La rosa trovarina

Un acercamiento a la cocina de una gesta inolvidable.

- Publicidad -
- Publicidad -

El músico Adrián Abonizio y el periodista Juan Aguzzi presentaron el jueves su libro La rosa trovarina, escrito a cuatro manos y al modo coral, ya que incluye testimonios de miembros de la legendaria corriente musical que se conoció como trova rosarina y de allegados o simples admiradores de ese singular colectivo, tales los célebres casos de los músicos Raúl Carnota (ya fallecido) y Emilio Del Guercio, y el ilustrador Rep.

El volumen fue editado por Ciudad Gótica, y contiene ilustraciones. Narrado bajo el formato relatos por dos de los protagonistas de aquella movida que a principios de los ochenta tomó por asalto Buenos Aires y, desde esa inmejorable plataforma, al país entero, La rosa trovarina se erige como el primer libro que se ocupa de armar el mosaico de la trova rosarina, al menos el primero que cuenta la historia ‘desde adentro’, haciéndoles también justicia a los que formaron parte del colectivo pero no en los lugares de máxima exposición, que siempre les pertenecieron y pertenecerán a quienes que portaron las canciones, vale decir el mencionado Abonizio junto a Fandermole, Baglietto, De los Santos, Páez, Goldín y Garré.

- Publicidad -

El volumen fue presentado por sus autores en Firpo Restorán, en el marco de un encuentro organizado por la Dirección municipal de Cultura. Ocurrió unas horas después del concierto debut de Hernán Caraballo con Canciones para otro yo, su disco sobre letras inéditas de su amigo Adrián Abonizio, y puede considerarse un capítulo más de la misma movida.

En tono coloquial y descontracturado, enriquecido con algunas pinceladas de humor sarcástico aportadas por el músico, Abonizio y Aguzzi contaron diversos aspectos referidos a la génesis y desarrollo del libro, que nos permitieron un acercamiento a la ‘cocina’ de un grupo de artistas que marcaron a fuego la historia de la música popular argentina, con obras que jamás dejaron de resonar en el inconsciente colectivo nacional, como si en vez de canciones hubiesen parido flechas luminiscentes que aún siguen surcando nuestros cielos.

Luego de este segmento, Abonizio en voz y guitarra interpretó un par de canciones de la trova, como Mirta, de regreso y un par de Jorge Fandermole. Tras su sentida intervención convocó a Hernán Caraballo, para algunas a dúo y dejarle al toque el escenario del restó para que se luciera en solitario, aprovechando el envión de la noche anterior en el Cine y que estos días se halla en un virtual estado de gracia. Juntos hicieron Oración del remanso, clasicazo de Fander, el mismo que cantaron en el verano de 2016, cuando se conocieron en La Vizcaína. El cierre, con todo el mundo subido al tren de la emoción, hasta lxs que comían en una esquina ajenxs a todo arte que no fuera el de las milanesas, fue con El témpano, la más sagrada página de Abonizio.

Durante estos días en Bolívar, el rosarino presenció el recital de Caraballo en el Cine, presentó su libro con Aguzzi, cantó unos temas y también, un rato antes de ese compromiso final de su tercera visita a una ciudad en la que tiene amigos, se hizo un rato para brindar una entrevista exclusiva a este diario, que publicaremos próximamente.

Chino Castro

spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
- Publicidad -

Más Leídas

- Publicidad -

Edición Impresa

spot_img
spot_img