Diario La Mañana. San Carlos de Bolívar +54 9 2314 53 5776

sábado, 24 de febrero de 2024
26.4 C
San Carlos de Bolívar
- Publicidad -

A días de una Biblioteca más moderna, funcional y linda

El entrepiso de La Rivadavia estaría listo en un mes.

- Publicidad -
- Publicidad -

Un mes más demandará, estimativamente, la segunda etapa de la obra de modernización de la Biblioteca Rivadavia, centrada en el salón de lectura, es decir la histórica planta baja de la institución de Las Heras 80 que con ciento doce años de vida es una de las más longevas de la ciudad. Para después, sin que se pueda hablar de plazos, quedará la tercera y última etapa.

Refuncionalización dice en los pliegos del proyecto que la entidad lanzó para mejorar la calidad de sus servicios a la población y a su propia gente, que será la que en primer lugar disfrutará de las nuevas comodidades. Esa iniciativa data de finales de 2008, a dos años de la muerte de Pedro Barnetche (falleció el 6 de septiembre de 2006), benefactor de la Rivadavia y de otras tantas instituciones lugareñas, que en este caso ha posibilitado a través de su legado un enorme salto de calidad en lo que ofrece esta casa cultural.

El concurso en cuestión fue provincial, organizado por el Colegio de Arquitectos Bonaerense. De allí surgió el proyecto, elegido por un jurado en el que la propia biblioteca tuvo representación, en la figura del arquitecto Jorge Fernández López. La primera etapa fue la construcción del auditorio “María B. de Barnetche”, inaugurado en el primer piso del edificio en 2012, cuando la Casa cumplió un siglo.

Es el ámbito a partir de cual esta entidad pasó a ser una de las de mayor actividad cultural cada año en Bolívar. (Antes del siguiente tramo del proyecto original hubo una suerte de etapa intermedia, o así lo considera la gente de la biblioteca: la puesta en funcionamiento del ascensor, que transporta gente desde 2014).

La etapa en marcha, la segunda, consiste en reformar la sala de lectura: “Montamos un balcón alrededor de toda la biblioteca, con estanterías que llegan hasta el techo, y hay que tener en cuenta que el salón tiene una altura importante. Ambos balcones quedarán unidos por un puente, que atraviesa a lo ancho la sala, y sobre el que habrá un par de mesas con computadoras para su utilización libre”, más alguna mesa más, chica, con un sillón disponible para quien desee quedarse un rato a leer, enumeró a pedido de este diario el jueves Julio César Fal, presidente de la Rivadavia y principal artífice de este ambicioso proyecto.

Como el puente es ancho, todo este armado dejará no obstante “mucho espacio para circular de un sector a otro”, destacó. Al lateral izquierdo, si se mira desde la entrada al edificio, se podrá acceder por una cómoda escalera. Para después, la institución planifica habilitar un acceso al nuevo entrepiso por ascensor, para lo cual deberá ser reformado el aparato puesto en vigencia en 2014, y que lleva al salón “María Barnetche”.

“Antes de fin de año quizá podamos tenerlo. Al momento de hacer el auditorio se contempló un espacio para una parada intermedia del ascensor. Está todo preparado, incluso hasta el hueco para la puerta del aparato”, adelantó el presidente. “Cuando terminemos esa reforma, también dejaremos listo el baño que estamos montando en el entrepiso, contiguo a la parada del ascensor”, completó.

Restan trabajos de pintura en el flamante sector, subir un par de mesas grandes de la planta baja, que son las que irán sobre el puente, y las indispensables tareas de limpieza y acondicionamiento general después de toda gran obra de construcción. Otro cambio será que la mesa de Recepción quedará de frente al ingreso, y no hacia la derecha, como todos estos años. Allí esperarán Norma Moroni y Andrea ‘Tota’ Volpe, las bibliotecarias del lugar, respecto de las que Fal puso de relieve su enorme compromiso en dar una mano en lo que haga falta durante estas intensas semanas de obra.

Todas estas reformas dotarán de mayor comodidad de trabajo a la planta baja, donde en este tiempo “ha estado todo cubierto por bibliotecas, las que ahora pasarán a los laterales. Quedará un ambiente despejado, más funcional y creemos que mucho más lindo”, afirmó con entusiasmo el presidente. Para la tercera etapa habrá que esperar, y en ese sentido Julio Fal no maneja plazos, menos aún en una Argentina cada vez más inestable en lo económico. Consiste en ampliar el salón de lectura o planta baja, uniendo el sector principal con el siguiente, previo derribo de un par de paredes.

La idea incluye prolongar hacia atrás ambos balcones del entrepiso. Además, habrá que equiparar la altura de los dos salones que conformarán un solo ambiente, para lo que será menester elevar el techo del salón de atrás. “En el proyecto, se contempla incluso un patio interior, un patio de luz, que tendría sitio al finalizar el nuevo salón de lectura, brindándole luminosidad a todo el sector”, reveló el presidente institucional. Mientras tanto, la Rivadavia volverá al trabajo en su modo habitual el miércoles que viene, tras el fin de semana ‘extra large’ por carnavales, y que en el caso de Bolívar será ‘pasado por agua’, según los no siempre confiables pronósticos del tiempo de jueves y viernes.

“Cerramos todo enero para trabajar internamente, y como nos faltaban algunas cosas importantes, como trasladar bibliotecas y efectuarles algunas modificaciones, decidimos cerrar puertas también esta semana para completar la labor, una serie de cosas que con la institución abierta son imposibles de realizar”, remató Julio Fal.

¿Qué dice el socio cuando ingresa y ve todo esto? Saben lo que se va a hacer, pero otra cosa es verlo.

-Hasta diciembre este lugar era un tremendo lío, desorden, mucho por hacer y cosas amontonadas, el caos todavía se tragaba a la obra. Pero de todas maneras, ver los libros hasta el techo sorprende a los que entran, eso es algo que impresiona, que impacta.

Chino Castro

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Más Leídas

Edición Impresa

- Publicidad -
- Publicidad -
spot_img
spot_img