San Carlos de Bolívar

Cargando datos de Clima...

MUSICA

Los gatos, ayer nomás

jun. 03, 2007 00:00

en Información General

Los Gatos están cumpliendo 40 años. Junto con el rock argentino, el grupo rosarino estará festejando sus cuatro décadas con una reunión que va incluir presentaciones y discos. (Uno de sus integrantes, el baterista Oscar Moro, ya no está con nosotros, se rumorea que lo van a reemplazar, alternándose, el ex-Almendra Rodolfo García y Daniel Colombres).
Los Gatos pasarán a ser el último grupo histórico que se encuentra nuevamente, aunque todavía no está claro si será una reunión de cumpleaños, lo más probable, o un proyecto duradero.

En un principio fueron los Wild Cats
Litto Nebbia tenía 13 años cuando formó su primer grupo musical, Los Sabres. Hacía un año que componía canciones sin saber escribir música, pero el grupo duró poco. Corría 1961 y ya existía el Club del Clan, inventado por un productor mexicano de la RCA Víctor. En esos días había una centena de grupos en Rosario que cantaban bajo el influjo del mexicano Enrique Guzmán. Las bandas de punta eran los Hurricanes y los Wilds Cats. Resultó que al cantante de éstos últimos le tocó el servicio militar. A pesar de la diferencia de edad, y luego de varios intentos, Litto ingresa al grupo por insistencia de su tecladista Ciro Fogliatta. La idea básica del grupo era ser originales, es así que comenzaron a interpretar las primeras canciones de Nebbia y a versionar temas de los Hollies y de Gerry y los Pacemakers.
En 1963 los Beatles ya eran un éxito a nivel mundial y su música lo cubría todo con su un manto renovador. Los Wild Cats dan una prueba en ‘La Escala Musical’, programa de tv en Buenos Aires. El grupo, que decide transfomarse en Los Gatos Salvajes, logra un contrato de nueve meses para tocar todos los fines de semana en vivo en bailes y en tv los domingos a la mañana. Los chicos deciden deciden quedarse a vivir en un hotel de Avenida de Mayo y comienzan a tocar en cualquier lado y a compartir experiencias con otras bandas como la de los uruguayos Shakers. Logran grabar un lp para Music Hall y un par de simples pero ‘La Escala Musical’ quiebra y los Wild Cats se quedan literalmente en la calle. Solamente Nebbia y Fogliatta se quedan con la convicción de continuar. Al no conocer a músicos en Buenos Aires, recurren a Rosario para armar un grupo: convencen a Oscar Moro para la batería y a Kay Galiffi en la guitarra. Les faltaba el bajista, publican un aviso en un diario y un día llega Alfredo Toth. quién comenzó a tocar el bajo, instrumento que nunca había tenido en sus manos.

Finalmente: Los Gatos
Ya conformados en quinteto y con nuevo nombre comienzan a caminar las calles y la noche de Buenos Aires. Logran cubrir una fecha libre los jueves en La Cueva de Pueyrredón. Con el tiempo trabajaban todas las noches de 22 a 4 horas acompañando a cantantes de moda, tocando casi cien canciones del repertorio internacional de rock y blues por noche. Es allí que se relacionan con la movida del lugar: Moris, Tanguito, Miguel Peralta (luego Miguel Abuelo), Pipo Lernoud, Javier Martínez, Pajarito Zaguri y otra decena de artistas que gestaron el rock en la Argentina.
Paralelamente, por las tardes Los Gatos ensayaban los temas escritos por Nebbia en 1966, ‘El rey lloró’, ‘El vagabundo’, ‘Lo olvidarás’, ‘Ya no quiero soñar’.
En el invierno de 1967 Los Gatos logran una prueba para RCA. De esta grabación surge el simple que contenía ‘La balsa’ en la cara A y ‘Ayer nomás’ en la B. (La historia y el éxito de ‘La balsa’ la hemos contado en este espacio)
‘Ayer nomás’ era un tema de Moris con letra de Pipo Lernoud que por imposición de la grabadora salió con la letra reformada: la letra original comenzaba «Ayer nomás en el colegio me enseñaron / que este país es grande y tiene libertad / hoy desperté y ví mi cama y mi cuarto / en este mes no tuve mucho que comer. / Ayer nomás mis familiares me decían / que hay que tener dinero para ser feliz / hoy desperté y ví mi cama y mi cuarto / ya todo es gris y sin sentido, la gente vive sin creer...». Nebbia transformó la letra en una historia de amor: «La cosa fue así: la RCA le dijo a Litto: ‘La letra de ‘Ayer nomás’ no va’ - recuerda Lernoud - Vino Litto y me dijo: ‘¿Qué hago negro?’ y yo le dije: ‘bueno , cambiála, hacé una letra vos’. En ese momento, el 67, era muy importante que Los Gatos grabaran, ese detalle era lo de menos.»
Como consecuencia del éxito del simple, en noviembre de 1967, la banda graba «Los Gatos», su primer larga duración. A los siete meses aparece «Los Gatos, Vol 2», luego conocido como «Viento dile a la lluvia» que, obviamente tenía como hit dicho tema. «Hay docenas de temas de Los Gatos cuya circunstancía armónica ni siquiera se repite hoy día en la música popular. -comenta Litto Nebbia - Líneas melódicas que tampoco se repiten actualmente en cuanto a originalidad, y una base grupal muy compacta, donde el secreto reside en que cada quien escucha atentamente lo que está tocando el otro. Toda esa música era nueva, realmente un invento.
Suponete ‘Viento dile a la lluvia’. Una armonía simple, pero en esa época, muy pocos sabían los acordes de paso que llevaba. La melodía es una cosa muy fuerte, de ésas que pueden perdurar cien años. Sumá estos detalles. Era la primera vez que una canción en ritmo lento llega a ser un hit representativo para la juventud, y también la primera vez que para referirnos a la libertad se habla metafóricamente a través de una historia fabulesca de un pajarito y la lluvia...»
Los Gatos fueron la punta del iceberg. A partir de 1969, Los Abuelos de la Nada, Almendra, Arco Iris, Manal, Moris, Pedro y Pablo y Vox Dei ponen en marcha el movimiento de la primera etapa del rock argentino.
1969 es testigo de la edición de un tercer disco de Los Gatos, «Seremos amigos», luego, el guitarrista del grupo, Kay Galiffi, se casa con una brasilera y decide irse a vivir a Brasil. Los Gatos reclutan a Pappo, un guitarrista que ya había tocado con la primer formación de Los Abuelos de la Nada. Pappo tenía una sólida formación de rockera y blusera, lo que originó que el siguiente disco, «Beat Nº 1», emanara un sonido mas rockero y con canciones de mayor desarrollo instrumental, para el lucimiento del guitarrista y del organista (en esos años todavía no habían llegado los teclados y los sintetizadores a nuestro país)
Surge la posibilidad de un viaje a Estados Unidos pero el grupo parte sin Nebbia, que se queda participando en un film, «El extraño de pelo largo» y grabando su primer disco solista, «Litto Nebbia».
«Rock de la mujer perdida» (1970) es el cierre digno de Los Gatos. Quedarían proyectos inconclusos: un film no terminado, «Ahí vienen Los Gatos», un disco grabado por la mitad, un viaje a España. Pero el éxito, la saturación de shows y los diferentes objetivos musicales originaron la separación de este grupo pionero que marcó un camino a seguir, contando sus vivencias en su idioma y buceando por vericuetos de la música que, hasta ese momento, en nuestro país no se habían explorado

Discografía gatuna
«Los Gatos» (1967): La explosión inicial. Contiene los dos temas del primer simple, ‘La balsa’/’Ayer nomás’ y ‘El rey lloró’, hermosa y sencilla canción con la típica impronta melódica de Nebbia.
«Los Gatos, Vol 2» (1968): Con ‘Viento dile a la lluvia’ como punta de lanza, este segundo disco contiene canciones que preanuncian la cancionística de Litto: ‘Déjame buscar felicidad’ y ‘Dónde está esa promesa’.
«Seremos amigos» (1968): Último disco con el guitarrista original de la banda, Kay Galiffi. Contiene dos temazos inoxidables, ‘Mañana’ y ‘Esperando a Dios’ y una rareza con aires futuristas, ‘Cuando llegue el año 2.000’
«Beat Nº1» (1969): El disco a recomendar. Pappo ingresa al quinteto. Continúan las típicas canciones de Nebbia, ‘Soy de cualquier lugar’, ‘Sueña y corre’ y aparecen temas de mayor desarrollo instrumental para el lucimiento de Pappo y Ciro Fogliatta, caso ‘Fuera de la ley’.
«Rock de la mujer perdida» (1970): Cuyo título original era «Rock de la mujer podrida», es el último disco en vida del grupo. Contiene ‘Invasión’, el primer tema instrumental que incluyen en su discografía. ‘Rock de la mujer perdida’ y ‘Blues de la calle 23’ evidencian un mayor acercamiento al blues y al rhythm & blues.
«En vivo y en estudio» (1971): Cuando este álbum salió a la calle el grupo ya no existía. El lado A contiene cuatro canciones nuevas en estudio y el B, temas extraídos de un show que realizó el grupo en una sala céntrica en Buenos Aires.
Mario Cuevas

Enfermera

Monedas

Sitio web de referencia: Cotización-Dólar

Moneda Compra Venta
Dólar 8.09 8.18
Euro 10.85 11.35
Real 3.41 3.83
Peso Uruguayo 0.34 0.41